A la cárcel procesados por secuestro de la hija del director de Unidad Nacional de Protección

Debido a la gravedad de los dos delitos imputados un juez de control de garantías consideró que representan un peligro para la sociedad.

Un juez de control de garantías de Cúcuta cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario a los hermanos José Wilmer, Óscar Fernando y Diego Armando Peñaranda Peñaranda en el marco del proceso que se les adelanta por el secuestro de la hija del director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Diego Fernando Mora.

Debido a la gravedad de los delitos imputados, el funcionario judicial consideró que los tres procesados representan un peligro para la sociedad, además del riesgo de fuga que existe si son dejados en libertad. A primera hora la Fiscalía General le imputó los delitos de secuestro extorsivo y porte ilegal de armas los cuales no aceptaron. 

La defensa de los tres procesados presentó recurso de apelación contra esta decisión. En las próximas horas serán trasladados a la cárcel Modelo de Cúcuta mientras se inicia el juicio en su contra. Estas conductas contemplan una pena de 320 meses a 504 meses de prisión. Es decir que los indiciados podrían afrontar una condena de 26 años como mínimo, hasta una pena de 42 años de cárcel.

Durante la diligencia judicial, la fiscal del caso sostuvo que los procesados harían recibido una parte del dinero que le estaban exigiendo a los padres de la menor por su liberación. En este sentido señaló un intermediario les entregó un maletín a los secuestradores en un sector conocido como La Laguna (vía Cúcuta-Salazar).

En la investigación se pudo establecer que el emisario le entregó la suma de dinero –que no fue especificada en la audiencia- a dos personas que portaban pasamontañas con el fin que liberaran a la menor de edad, plagiada en la noche del 4 de junio en la capital de Norte de Santander cuando el vehículo en el que se movilizaba fue interceptado.

Según la Fiscalía General durante el operativo de captura adelantado en la tarde del pasado viernes en el barrio Aguas Calientes de Cúcuta las autoridades les incautó a los ahora procesados una suma de 17 millones de pesos. Se busca establecer si este fue el dinero que se le entregó por este caso o se trata de otro secuestro.

La fiscal del caso sostuvo que la menor de edad identificó a sus captores por medio de un registro fotográfico. Los familiares de los procesados calificaron este caso como “un falso positivo” de la Fiscalía General, asegurando que todo esto se debe al afán de mostrar resultados en este caso.