"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 1 hora

Cárdenas: de acusado a inocente

El juez consideró que no se aportaron las pruebas suficientes para comprobar la participación del joven en los hechos.

El padre (izq.) y el hermano de Luis Andrés Colmenares en la audiencia en la que se absolvió a Carlos Cárdenas / Gustivo Torrijos

El novelón en el que se convirtió la muerte del joven universitario Luis Andrés Colmenares tuvo en la mañana de este viernes su primer epílogo: Carlos Cárdenas, a quien se acusó de ser coautor del asesinato, fue absuelto por el juez 27 penal del Circuito, Ignacio Beltrán. Desenredando la maraña de falsos testigos, de fiscales acusados de conseguirlos y de pruebas periciales sin conclusiones definitivas, para el togado fue claro que dentro del juicio no se probó ni existe indicio de que “Cárdenas organizara, convocara o concertara el homicidio de Colmenares con otras personas”. Es más, Beltrán subrayó que ni siquiera se sabe con certeza si el joven fue asesinado, pues la tesis de que haya sufrido un accidente no está del todo desvirtuada.

Lo cierto es que hoy Carlos Cárdenas es un hombre sin responsabilidad penal —al menos hasta que el Tribunal de Bogotá diga otra cosa—. Para el juez, la Fiscalía no aportó las pruebas suficientes que comprobaran que planeó y participó en el supuesto crimen que segó la vida del joven universitario. Esta teoría no pudo corroborarse tras el análisis de los indicios esbozados por el ente investigador, los elementos probatorios y los testimonios. De hecho, Beltrán le hizo un fuerte llamado de atención a la Fiscalía porque consideró que “se quedó en el plano de las suposiciones y de la especulación”.

Tal situación, según el juez, fue evidente cuando el ente investigador señaló que Cárdenas mató a Colmenares por los celos, debido a la relación que éste mantenía con Laura Moreno, un escenario que permitía inferir que el único beneficiado con este deceso era el acusado. Sin embargo, la Fiscalía no demostró que, en efecto, Cárdenas estuviera celoso. Lo mismo ocurrió con la supuesta presencia del procesado en el parque El Virrey, donde fue hallado el cadáver de Colmenares, en la madrugada del 31 de octubre de 2010. Luego de practicar una prueba que arrojó la ubicación del celular de Cárdenas entre las 3:21 a.m. y 3:40 a.m. —momentos en los que Luis Andrés habría fallecido—, se demostró que luego de salir de la discoteca Penthouse se dirigió a los barrios Quinta Paredes y Pablo Sexto. Así lo confirmaron María Camila Romero, Angélica Cárdenas y Felipe Parra, quienes se encontraban con Cárdenas ese día.

La Fiscalía capturó a Carlos Cárdenas el 6 de junio de 2012, luego de que los testigos Wílmer Ayola, Jonathan Martínez y Jesús Martínez declararan en su contra y aseguraran que lo vieron en las inmediaciones del parque El Virrey cuando golpeaba a Colmenares. Después se demostró que esos testigos eran falsos y habían mentido, por lo que el ente investigador les abrió investigaciones. Jesús Martínez ya fue condenado a siete años por los delitos de fraude procesal y falso testimonio, mientras que Wílmer Ayola y Jonathan Martínez aceptaron estos dos cargos y se encuentran esperando su sentencia. El escándalo lo debió asumir la hoy retirada fiscal Martha Lucía Zamora, luego de que el fiscal Luis González fuera removido del caso por estas irregularidades.

Además, en enero de 2013, el ente investigador pidió declarar nulo el proceso contra Cárdenas, argumentando que si prosperaba un juicio que tenía como base los testimonios mentirosos se estaría cometiendo una injusticia. “Hay serias inconsistencias entre lo dicho por ellos (los testigos) y lo que se ha podido constatar”, dijo en su momento Zamora. Sin embargo, un juez decidió no aceptar la petición de la Fiscalía bajo el presupuesto de que este organismo no puede buscar enmendar los errores de la investigación a través del recurso.

Todos estos tropiezos hicieron flaquear el proceso penal adelantado contra Cárdenas y los rumores sobre una posible impunidad empezaron a rondar el caso. Sin embargo, dos años después de que se realizara su captura —la que luego quedó sin efectos por falta de pruebas—, un juez de la República lo absolvió de toda responsabilidad penal. La diligencia resultó bastante amarga para Luis Colmenares, el padre de la víctima, quien aseguró que a su hijo lo mataron y que “Esto apenas comienza... este es el primer camino y todos sabemos que esto tiene un proceso y vamos a seguir adelante hasta las últimas”. Lo que sí queda en firme es el camino que marca la decisión del juez Beltrán para las otras implicadas en el caso Colmenares: Laura Moreno y Jessy Quintero.

 

[email protected]

@macamilarincon