Carrusel de la contratación: exembajador Fernando Marín ya tiene proceso abierto

La Fiscalía realizó la imputación de cargos contra este exdiplomático, quien habría ayudado para que el dinero del que se apropiaron los hermanos Samuel e Iván Moreno llegara a Estados Unidos. Marín se declaró inocente.

Fernando Marín, a la salida de su audiencia de imputación de cargos.El Espectador

Al exembajador de Colombia en Venezuela, Fernando Marín, la Fiscalía le acaba de imputar el delito de lavado de activos en los juzgados de Paloquemao, occidente de Bogotá. Marín, sostiene el ente investigativo, habría colaborado para que el dinero del que se apropiaron los hermanos Iván y Samuel Moreno -ambos ya condenados- a través del llamado carrusel de la contratación, llegara a Estados Unidos para legalizarlo al invertirlo en River Oaks Marina & Tower, un importante proyecto inmobiliario en Miami (Florida).

Este miércoles en la mañana, la Fiscalía expuso sus argumentos de por qué sostiene que Marín participó en el carrusel de la contratación en Bogotá. Según el ente investigador, Marín ayudó, en 2009, a ocultar el dinero que provenía de las dádivas recibidas por el carrusel de la contratación. Precisó que Marín habría recibido dinero, de parte de Emilio Tapia, en dos ocasiones entre junio y julio de ese año. La primera, tres cheques de más de $2.200 millones y la segunda, por lo menos $2.500 millones en efectivo que habría recibido en la oficina de Tapia en Bogotá.

Después de recibir el dinero, Marín se habría comprometido a cambiarlos a dólares y girarlos a Estados Unidos, a través de su empresa Grama Constructores. "Marín sabía el origen de los dineros y tenía el compromiso de ocultarlos, transformarlos y entregarlos a los (hermanos Samuel e Iván) Moreno y a (Emilio) Tapia, pues correspondían a las dádivas" del carrusel de la contratación, dijo el fiscal durante la imputación.

(Lea aquí: Exembajador Fernando Marín fue ficha del carrusel de la contratación, dice la Fiscalía).

Para ocultar el movimiento del dinero recibido en 2009, Marín, en 2011, habría elaborado "un contrato ficticio de obra que nunca se ejecutó. Entre abril y mayo de 2011, hizo la entrega de los tres cheques (que sumaron $2.223 millones) para ocultar el movimiento y el destino final de ese dinero".

La Fiscalía, en sus indagaciones previas, concluyó que los dineros apropiados por los hermanos Moreno Rojas fueron direccionados a través de una sofisticada operación de lavado de activos para transportarlos al exterior. Para lograrlo se habrían creado, al menos, seis sociedades que al parecer fueron disueltas entre 2011 y 2012.

(También: La reparación que pide Bogotá por el carrusel de la contratación).

De acuerdo con las investigaciones preliminares de la Fiscalía, se habrían invertido alrededor de US$56 millones, lo que supondría más de $168 mil millones provenientes del carrusel de la contratación. “La investigación identificó al empresario Fernando Marín Valencia como facilitador de esta maniobra financiera y eslabón con las inversiones en el exterior”, señaló el ente investigador cuando anunció la imputación.

Desde 2011, la revista Dinero advirtió que Marín podría estar involucrado en el carrusel de la contratación. Desde esa época, el exembajador negó su participación en el escándalo de corrupción orquestado por Samuel Moreno, que saqueó las arcas de Bogotá. Lo que Marín sí aceptó entonces fue haber participado en proyectos inmobiliarios en Miami.

La defensa de Marín, aunque aseguró entender los hechos por los que se imputó el delito de lavado de activos, señaló que lo que se busca es "querer inflar una imputación". Marín, por su parte, se declaró inocente y no aceptó los cargos imputados. Al término de la audiencia, Marín manifestó que "llevo más de 40 años haciendo empresa, creando empleo y haciendo desarrollo. Nunca me he salido de las normas de la ética ni de la ley. En este momento han cometido una injusticia conmigo, soy totalmente inocente de lo que se me acusa y me han hecho un daño espantoso".

Por su parte, Jaime Lombana, abogado de Marín, afirmó: "La Fiscalía está incurriendo en un grave error y en una grave injusticia frente a Fernando Marín, pero evidentemente tenemos que adelantar el juicio y sin duda, al final tendrá que absolver. Es un profundo error creerle al señor Emilio Tapia un invento que no corresponde a la realidad".

844648

2019-03-13T10:39:51-05:00

article

2019-08-27T20:00:58-05:00

none

Redacción Judicial

Judicial

Carrusel de la contratación: exembajador Fernando Marín ya tiene proceso abierto

82

4943

5025