Cartel de los enfermos mentales, ahora bajo la lupa de la Fiscalía

La Contraloría informó que trasladó la documentación de la investigación a la Fiscalía, para que investigue penalmente el desfalco al sistema de salud en la Costa Caribe.

Desde el bunker de la Fiscalía se investigarán estos desfalcos a la salud. /Foto: Archivo.

Tal es la gravedad de lo encontrado por la Contraloría en los ‘carteles’ de la salud en la Costa Caribe, que el contralor Edgardo Maya Villazón trasladó al Fiscal General Nestor Humberto Martínez los hallazgos de las investigaciones que ha adelantado esa entidad.

Según lo encontrado por la Contraloría, la Gobernación de Sucre habría pagado $3.173 para hospitalizar y brindar tratamiento a supuestos enfermos mentales, que más tarde se comprobó no existen y además,  las facturas por estos gastos  fueron canceladas con soportes aparentemente falsos.

Maya Villazón, quien ya le había informado la situación al ministro de Salud, Alejadro Gaviria, indicó durante el año 2015, que la Gobernación de Sucre “no aplicó los procedimientos adecuados para el reconocimiento de servicios NO POS, tampoco implementó los controles necesarios para detectar pagos inconsistentes o improcedentes, para de esta forma garantizar la correcta inversión de los recursos”.

Los pagos que hizo la Gobernación de Sucre a las diferentes IPS de la Región se hicieron por concepto de prestación de servicios de internación y atención de pacientes con trastornos mentales y patología de drogodependencia. Sin embargo, los documentos y las firmas de los médicos psiquiatras con las que se soportaban las facturas, habrían sido falsas, señaló la Contraloría.

Habría seis IPS que se habrían beneficiado de estos pagos irregulares de medicamentos y hospitalizaciones falsas. Entre las entidades mencionadas, se destaca la Clínica de Rehabilitación Nuevos Amaneceres de Sucre, que  de acuerdo con la Contraloría, habría recibido poco más de $2.155 millones de este cartel.

Se destacan también la Fundación Nuevo Ser Esal, que se habría beneficiado con $455.233.340 millones en una ocasión, con $244.861.196 en otra y con un último pago de $32 millones. Lo mismo sucedió con la Fundación Libertad y Fe Esal, que recibió en una ocasión pagos por $10 millones y $61 millones.

Pero las estafas a los recursos del sistema de salud en la Costa Caribe no se detienen en el llamado ‘cartel de los enfermos mentales’. El fiscal Martínez también recibió la información más relevante de las pesquisas que adelantó la Contraloría por los presuntos pagos a pacientes con supuesta Hemofilia y Enfermedad de Von Willebrand.

Este cartel, que se destapó en junio gracias a varios testimonios clave que recogió la Contraloría, habría despojado a las arcas públicas del departamento de Sucre de $44.812 millones que la Secretaría de Salud Departamental habría pagado a dos IPS por supuestas prestaciones de servicio a pacientes hemofílicos.

La Contraloría descubierto que estos pagos no había mediado una EPS, los exámenes de laboratorio estaban alterados, se habían pagado medicamentos que nunca se suministraron y, como en el caso de las enfermedades mentales, habrían registrado pacientes inexistentes.

Ambos casos, de enorme complejidad, le implicaron a la Contraloría abrir una investigación preliminar “que permita determinar el alcance de los eventuales daños originados al patrimonio público, con ocasión de los pagos por dichas enfermedades” e implicaron que el mensaje enviado a la Fiscalía se le imprimiera carácter urgente.

 

Temas relacionados