La casa de la tortura en el Bronx

Agentes del CTI encontraron manchas de sangre y prendas rasgadas. Existían habitaciones donde se adelantaban torturas y un foso al que eran arrojados a los perros.

Cristian Garavito / El Espectador

Una puerta blindada a prueba de cualquier tipo de granadas y balas era una de las principales características de uno de los edificios más custodiados y protegidos en el sector del Bronx en el centro de Bogotá. Las manchas de sangres se destacaban en todos los escalones que conducían al segundo piso.

Según las autoridades allí a esa edificación eran trasladados los sospechosos, los infiltrados, los expendedores que se quedaban con el dinero de la venta de drogas. Los investigadores encontraron rastros que permiten inferir que allí eran torturados, descuartizados e incluso lanzados vivos a los perros hambrientos.

En el video publicado por Noticias Uno se reveló una habitación con puertas enrejadas y barras de hierro en las ventanas. Ahí, presuntamente las personas eran torturadas y descuartizadas. Así como un foso en el que estaban los perros quienes mordían hasta causarles la muerte.

“Lo que nos dice la información de la investigación es que allí torturaban a la gente como agentes infiltrados, como le pasó a los agentes del CTI que los pusieron en este sitio, así la gente que les debía dinero o que les robaba la droga”, explicó el director nacional del CTI, Julián Quintana.

Los investigadores recogieron muestras de sangre para adelantar la investigación. Toda la vivienda fue registrada por los agentes del CTI y de la Policía con el fin de establecer los actos inhumanos que se adelantaron en esa vivienda por años. Los testigos la consideraban como la “cárcel” del Bronx.

“Sin duda en el interior del Bronx había una bacrim”. precisó Quintana. Los investigadores también hallaron caminos subterráneos por donde se movilizaban los vendedores de droga y los jefes de los ‘ganchos’ encargados del microtráfico de estupefacientes, tráfico de armas, entre otros.