Caso Drummond prendió motores

Cuatro directivos y dos operadores de grúa podrían pagar una baja condena a prisión, pero una multa que podría llegar a los $10.000 millones. Esta es la primera vez que la Fiscalía se va de frente contra una compañía minera multinacional.

Los directivos Javier Jácome, Carlos Flórez, José Luis Velásquez, Pablo César Cárdenas y los operadores de grúa Carlos Urieles y Raúl Olivella. / David Campuzano

Por el desastre natural que provocaron las 1.857 toneladas de carbón que fueron arrojadas en el mar de Ciénaga, Magdalena, y que afectaron gravemente las playas de Santa Marta, seis funcionarios de la empresa Drummond fueron llevados ante un juez para imputarles cargos. La Fiscalía procesa a cuatro directivos y dos operadores de la empresa minera de carbón más grande del país por los delitos de daño ambiental y contaminación.

Esta es la primera vez que las autoridades procesan penalmente a una compañía minera multinacional por delitos ambientales. Entre los implicados en este caso están Javier Jácome, superintendente de operaciones; Carlos Flórez, superintendente asistente; José Luis Velásquez, gerente de operaciones; Pablo César Cárdenas, supervisor de operaciones; Carlos Urieles y Raúl Olivella, operadores de grúa. Según la Fiscalía, estos hombres serían los responsables de los hechos ocurridos el 12 de enero de 2013, cuando la Drummond ordenó tirar al mar carbón de la barcaza TS 155, que se estaba hundiendo por la gran cantidad de mineral que transportaba.

“Se afectó la salud de las personas, puesto que se quiso proteger únicamente la barcaza, que estaba casi hundida. No se cumplió con lo establecido en el Plan Integral de Emergencia (…) o era tripulada. No había vidas por salvar, ya que no se transportaba a ninguna persona. Ustedes tenían que salvaguardar el medio ambiente y minimizar el impacto ambiental”, señaló la Fiscalía. Agregó el ente investigador que las cuatro directivas y los dos operadores procesados no cumplieron con las leyes ambientales y por el contrario, sin precaución alguna, afectaron cuatro kilómetros de playa.

Menos de ocho años de prisión tendrían que pagar estos hombres. Sin embargo, este delito es excarcelable, ya que fue en grado de culposo. Así lo establece el nuevo código penitenciario, por lo que no solicitaron la medida de aseguramiento. Igualmente, podrían pagar una multa de $10.000 millones por la contaminación generada por el carbón, ya que, según la Fiscalía, “el carbón por sí solo no contamina. Pero cuando se mezcla con la sal del mar se produce una reacción química que afecta notoriamente el medio ambiente”.

Cabe recordar que en diciembre de 2013 la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) multó a la Drummond por $6.965 millones y le ordenó realizar un trabajo social y comunitario, que incluye la limpieza de las playas de la bahía de Santa Marta. Desde el 3 de enero de este año, la empresa tuvo que dejar de utilizar el sistema de carga a través de barcazas y fue obligada a construir un puerto para tener un sistema de carga directo. Así lo estableció la ANLA el 1º de enero de 2014. En estos momentos las operaciones de la compañía en Santa Marta están paradas hasta que finalicen las obras.