contenido-exclusivo

Caso Nicolás Neira: el testigo que narró el presunto intento de encubrir el crimen

Hoy se reanudó el proceso contra Fabián Infante Pinzón, exdirector del Esmad en mayo de 2005, cuando el joven de 15 años fue asesinado durante una marcha del Día del Trabajo. Un miembro de ese escuadrón antidisturbios, que es testigo de la Fiscalía, dice que Infante ordenó entorpercer las investigaciones.

Yury Neira, padre de Nicolás, tuvo que radicarse en el exterior por su seguridad. Contagioradio.comArchivo El Espectador.

Luego de 15 años del asesinato de Nicolás Neira, el joven de 15 años que murió el 1° de mayo de 2005 luego de que  un miembro del Esmad, disparara su trufly —el arma lanzadora de gas que usa es escuadrón— contra el menor, la Fiscalía adelanta en cinco frentes contra los miembros de ese grupo de la Policía que supuestamente participaron en el homicidio. El Caso Nicolás Neira se reactivó este viernes 24 de enero en los juzgados de Paloquemao, más precisamente, en el proceso que se adelanta contra Fabián Mauricio Infante Pinzón, exdirector del Esmad. 

Según la Fiscalía, el antiguo alto miembro del escuadrón, quien fue llamado a juicio en octubre de 2019 y se declara inocente, habría entorpecido las investigaciones al interior de la institución. El Espectador tuvo acceso al interrogatorio que un miembro del Esmad le dio al ente investigador en febrero de 2017 y en el cual da detalles de las supuestas acciones del antiguo uniformado para desviar la investigación de la Fiscalía General. Por razones de seguridad este diario se abstiene a revelar el nombre  del testigo en contra de Infante Pinzón.

"Mi responsabilidad en este hecho, la cual soy consciente y desde ya pido perdón a las víctimas, consistió claramente en que encubrí Los hechos que se presentaron al decidir cumplir la orden de mi mayor Infante Pinzón  de no haber dicho las cosas ante las autoridades disciplinarias y penales de cómo en realidad habían sucedido los hechos", dice el miembro del Esmad durante el interrogatorio. El testigo dice que ese 1° de mayo Infante Pinzón le ordenó acompañar la marcha, que se dirigía a la Plaza de Bolívar en Bogotá, algunos manifestantes empezaron a lanzar papas bombas contra la Corte Suprema, donde había un grupo del escuadrón antidisturbios.

Vea: Corte Suprema decide sobre preacuerdo con agente que mató a Nicolás Neira

Previo a la llegada de los manifestantes a la Plaza de Bolívar, el testigo contó cómo, luego de un enfrentamiento entre distintas facciones de los marchantes, el patrullero Néstor Julio Rodríguez Rúa disparó sin la autorización de su superior en la humanidad de Nicolás Neira. "El no estaba designado como gaseador ese día y tampoco podía disparar sin la autorización del comandante". También dijo que en ese momento no pudo constatar el estado del menor, de Nicolás, porque tenía a varios "manifestantes encima y si lo hacía solo corría peligro mi vida", narró el miembro del Esmad.

Cuando la marcha siguió su curso a la Plaza de Bolívar y se normalizó la situación de orden público, el testigo le contó a la Fiscalía que se acercó al mayor Infante para comentarle que uno de los gaseadores, al parecer, produjo la caída del manifestante (Nicolás Neira). "Me dijo (Infante) que dejara eso así", dijo al miembro del escuadrón. Y añadió que "Después de que se enteró que el muchacho murió, como a los dos días, me acerqué al comando del Esmad le volví a preguntar al mayor Infante que qué hacíamos con lo sucedido".

(Puede ver: Integrantes del Esmad probarían participación de patrullero en asesinato de Nicolás Neira)

A renglón seguido, el uniformado señalo que Infante le ordenó organizar "a su gente para organizar como iban en la marcha y que no vayan a dar declaraciones diferentes y se vaya a decir que el Esmad la que provocó el hecho. "Por eso yo procedí a la sección de lo que debían decir, de cómo iban ubicados (...) quiero aclarar que por esa razón no se sabía la verdad de lo que pasó y por ello pido perdón y excusas a la familia, porque yo encubrí la verdad de lo sucedido", concluyó el uniformado

Otro testigo que declaró en este mismo sentido fue el miembro del Esmad Héctor Stiwal Cubides. El primero confesó en 2009 ante la justicia que al interior de la Policía se quiso encubrir el asesinato. “Los comandantes del Esmad (dieron) la instrucción sobre lo que teníamos que decir en la declaración que hicimos en la Sijín. Todos declaramos que el menor de edad se tropezó y se golpeó con un bolardo en la cabeza”, señaló el uniformado en su momento.

Dos casos más que se han estado moviendo recientemente, relacionados con el asesinato de Nicolás Neira, son los de los patrulleros Édgar Mauricio Fontal Cornejo y Edwar Humberto Daza. En junio pasado, la Fiscalía y la defensa de los uniformados pidieron que la investigación fuera archivada, pues, según su criterio, se demostró que no habían estado presentes en el momento en que Nicolás Neira murió, en la carrera Séptima, entre las calles 18 y 19, en pleno centro de Bogotá.

Sin embargo, un juzgado indicó que existen “grandes falencias en la investigación” y que no se ha podido desvirtuar completamente que estos dos miembros del Esmad no hayan participado en la muerte del joven. Por ejemplo, existen testimonios de los testigos de la marcha quienes reconocieron al patrullero Daza como uno de los miembros del escuadrón antidisturbios que golpearon a Nicolás Neira en el piso indiscriminadamente, luego de que fuera impactado por la cápsula de gas que salió de la pistola de Rodríguez Rúa.

901324

2020-01-24T13:09:36-05:00

article

2020-01-24T13:32:03-05:00

jescobar_1284

none

Redacción Judicial

Judicial

Caso Nicolás Neira: el testigo que narró el presunto intento de encubrir el crimen

84

5751

5835

1