Caso Odebrecht: en enero se definirá la suerte del preacuerdo del exsenador Otto Bula

Noticias destacadas de Judicial

El próximo 13 de enero el juez del caso evaluará la negociación entre el lobbista de la multinacional brasilera y la Fiscalía. El excongresista, quien se encuentra preso en La Picota, pidió que se la garantizara su acceso a la salud pues este tiene un quiste cerebral.

Desde que el escándalo de los sobornos de Odebrecht estalló en Colombia, en enero de 2017, el excongresista Otto Nicolás Bula Bula, señalado de ser lobbista de la multinacional brasilera, ha estado en una extensa negociación con la Fiscalía General para recibir beneficios judiciales a cambio de que testifique en otro expedientes del caso más importante de corrupción de Colombia en los últimos 25 años. Al parecer, este pacto vería la luz al final del túnel el 13 de enero de 2020. Para esa fecha citó el juez del caso la audiencia en la que se revisará el acuerdo de colaboración con la justicia. 

Vea: Los líos de Otto Bula para reparar a las víctimas de Odebrecht

Fuentes cercanas al caso le contaron a este diario que solo faltaría la entrega del certificado de tradición de un inmueble que Bula entregaría al Estado como parte de su reparación. Se trata del predio La Bomba, ubicado al lado del aeropuerto Los Garzones, de Montería (Córdoba) y cuya área es de 5.000 metros cuadrados. Sobre este lote, la Contraloría, reconocida como víctima de Odebrecht en el proceso, ha señalado que ese predio no vale 4.400 millones, sino $219 millones. El Espectador conoció que la defensa del exsenador aportó nuevos documentos al ente de control para que revise este punto. 

(Lea también: A paso lento la extinción de dominio en caso Odebrecht)

En el preacuerdo de Bula también se incluyó como parte de su reparación la entrega de una casa finca que está ubicado en Chía, Cundinamarca. En total, este tendría que devolver $6.600 millones. Los delitos por los que sería condenado el exparlamentario cordobés serían concusión y enriquecimiento ilícito de particulares y estaría tras las rejas cinco años y medio, de los cuales, en enero de 2020, ya habría pagado tres años. Además, tendrá que pedir perdón ante los medios de comunicación por sus hechos.

Bula, según la Fiscalía,fue pieza clave en el movimiento de US$4.6 millones de Odebrecht en 2011 para resultar beneficiado con la adición de la obra Ocaña-Gamarra (Norte de Santander) dentro del proyecto de la Ruta del Sol II. Además, este también fue condenado en 2018 a dos años de prisión por el delito de cohecho. El exparlamentario le entregó a la pareja del exfiscal Rodrigo Aldana un apartamento por $230 millones en el occidente de Bogotá a cambio de favorecerlo judicialmente.

Los testimonios de Bula han sido claves en procesos judiciales y disciplinarios del caso Odebrecht, como los de los exsenadores Ñoño Elías y Antonio José Correa. Además, se espera que este hable en el caso del exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, entre otros.

Al finalizar la audiencia que se llevó a cabo el pasado martes en los Juzgados de Paloquemao, Bula tomó el micrófono y le pidió al juez del caso que se le facilitara su acceso a un centro clínico con mayor facilidad debido a que recientemente le fue encontrado un quiste en el cerebro. " No quiero prisión domiciliaria ni nada por el estilo, solo estoy pidiendo que se me garantice el acceso a la salud, desde la prisión los procedimientos de traslados son muy demorados", concluyó el exsenador.

A inicios de noviembre de este año, Otto Bula sufrió varios desmayos en su centro de reclusión: la Picota de Bogotá. Debido a esta situación fue trasladado con urgencia al Hospital Universitario la Samaritana. Su abogado Alejandro Sánchez, ha dicho que el médico le recomendó un tratamiento constante para monitorear su estado de salud. 

Comparte en redes: