Odebrecht: exasesor de la ANI declaró como testigo en el juicio contra Luis Fernando Andrade

Noticias destacadas de Judicial

Juan Sebastián Correa, funcionario de confianza del exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), habló sobre las reuniones que sostenía Andrade con hombres vinculados al entramado de corrupción de Odebrecht, de cómo se rompió la relación con su superior y cómo salió de la Agencia.

Este jueves y durante todo el día se desarrolló la audiencia de juicio oral en contra del exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) quien está involucrado en el escándalo de corrupción más controversial de la historia reciente de Colombia: Odebrecht. El exfuncionario fue acusado de interés indebido y contrato sin cumplimiento de requisitos legales. Aunque él se declara inocente, la Fiscalía lo llevó a juicio porque, sostiene, conoció y permitió el pago de millonarios sobornos a cambio de que Odebrecht se apropiase de la obra pública. En el desarrollo del proceso judicial en su contra, en esta ocasión, la Fiscalía presentó a uno de sus testigos estrella, el exasesor de la ANI, Juan Sebastián Correa.

Correa, hombre de confianza de Andrade, tenía como principal función dentro de la entidad hacer seguimiento a la actividad legislativa relacionada con la infraestructura que se tramita en el Congreso de la República, por tanto, se dedicaba a establecer las buenas relaciones con los parlamentarios, alcaldes y gobernadores de las diferentes regiones del país. De ahí que estuvo enterado de los encuentros entre los exsenadores que quedaron enlodados por el escándalo de Odebrecht y su superior, Luis Fernando Andrade. Por ello, el exfuncionario relató detalles sobre vínculos, encuentros, reuniones y cenas que comprometen al exdirector de la ANI.

El exasesor, quien recibió beneficios judiciales a cambio fungir como testigo de cargos, habló sobre los encuentros privados que sostuvo Luis Fernando Andrade con el senador Bernardo Miguel “Ñoño” Elías Vidal -quien está preso desde 2018 por estos hechos y a la espera del trámite de un principio de oportunidad por presunta corrupción en un contrato del Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo-, el expresidente de Odebrecht Eleuberto Martorelli. Señaló el testigo que, aunque algunas de las reuniones se hicieron dentro de las instalaciones de la ANI, no quedaron registros del ingreso ninguno, porque él mismo (Correa) los recibía en el lobby para tramitar sus entradas a la entidad.

Según Juan Sebastián Correa, en una de las visitas que le hizo a la ANI el exsenador “Ñoño” Elías, este llegó en compañía del también exparlamentario Otto Nicolás Bula, quien fue condenado a cinco años y cuatro meses de prisión por el pago de coimas en el caso Odebrecht. Asimismo, declaró bajo juramento que otra de las reuniones que su superior sostuvo fue con el gerente de la campaña de reelección del expresidente Juan Manuel Santos, Roberto Prieto. Aseguró Correa que en varias ocasiones acompañó a Andrade a los encuentros y que en uno de los encuentros que se realizaron en el apartamento del “Ñoño” Elías, en el que se encontraba Martorelli, Andrade pidió convertirse en ministro de Transporte.

“Siempre en todas las ocasiones el señor Andrade le manifestaba al exsenador Bernardo Miguel Elías Vidal que cuando existiera la posibilidad, lo nombrara como candidato para ser el ministro de Transporte en representación del partido de la U, que era el partido de Gobierno y el que mandaba la parada; por esas razones las citas, preferían hacer las fotos solos”, indicó el exasesor de la ANI. Añadió que cuando la gente de Odebrecht tenía inconvenientes con la ANI, contactaban al “Ñoño” Elías y este, a su vez, se comunicaba con Luis Fernando Andrade. Correa también precisó que los únicos funcionarios de la ANI relacionados con la adición de la Ruta del Sol, tramo II, adición Ocaña-Gamarra, que asistían a cenas en el apartamento del “Ñoño” Elías eran él y Andrade.

El hombre de confianza de Luis Fernando Andrade también relató cómo se rompió la relación con su superior. Indicó que en diciembre 2016, Andrade le dijo que había sido llamado por la Fiscalía y que necesitaba reunirse con él cuando saliera de la diligencia. “Él me citaba habitualmente en el restaurante Hornitos que quedaba en el primer piso de la ANI, en el parqueadero de Cormagdalena o en oficinas ajenas a la presidencia de la ANI. Muchas veces me daba la instrucción de dejar el celular en la oficina. Una vez salió de la entrevista, me comenta que fue citado por la doctora (Amparo) Cerón - fiscal 80 delegada ante la Corte Suprema-, que están investigando la adición Ocaña – Gamarra, pero que no hay de qué preocuparse porque la investigación se va a desviar por otro lado. Que él había sostenido una reunión con el alto gobierno, nunca me mencionó con quién, pero que no había nada de qué preocuparse”, dijo el testigo.

Luego, aseguró que Andrade le había especificado que la investigación se iba a direccionar hacia Otto Bula y el “Ñoño” Elías Vidal, quienes estaban involucrados en el tema. Continuó narrando que en enero de 2017 se reunió con el exdirector quien le dijo que “tenemos que negar los ingresos de las personas, que no debemos reconocer las comidas y que debemos hablar con el exsenador Bernardo Miguel Elías para ir en la misma línea. Cuando soy citado el 20 de febrero de 2017 a entrevista en la Fiscalía procedo a decir lo que me había adoctrinado Andrade. Me preguntan si yo he asistido a reuniones o comidas con el senador Bernardo Elías y, según lo inculcado por Andrade y la garantía que me daba que no iba a pasar nada, yo me sostengo en la mentira y manifiesto que nunca se ha sostenido una cita por fuera de la ANI”, explicó Correa.

Sin embargo, la situación se complicó cuando, según el testigo, Andrade fue citado nuevamente en la Fiscalía el 21 de febrero. Manifestó Correa que el exdirector de la ANI le contó que se había visto obligado a reconocer que asistió a una cena en el apartamento del exsenador “Ñoño” Elías. “Estábamos teniendo muchos desacuerdos en las versiones que estábamos danto a las autoridades judiciales. En el tema de las cenas radicó los desacuerdos. La instrucción inicial era decir que no había cena, luego se dijo que una cena, entonces yo tuve que ratificar que había una cena cuando había dicho que no. Tuve que decir que la cena había sido inesperada, cuando en realidad había sido preparada”, explicó.

En ese sentido, explicó que en una nueva declaración entregada a la Fiscalía el 27 de febrero de 2017 tuvo que retractarse de su versión anterior y admitir que sí asistió a una cena en la cual se encontraron a Martorelli, pero que, por petición de Andrade, el expresidente de Odebrecht se retiró. Sin embargo, dijo Correa, las cosas no fueron así. “El señor Andrade, antes de que yo vaya a la Fiscalía, me dice que recuerde lo de las cenas, que debo decirlo para que nos mantengamos en la misma dirección, cayendo yo e inocentemente por la necesidad del trabajo que tenía”, dijo.

Por otro lado, Juan Sebastián Correa indicó que su salida de la ANI ocurrió el 11 de abril de 2017 cuando fue citado por Ivone Prada Medina, la gerente de recursos humanos de la entidad. “Me cita a la entidad, llego al segundo piso, ella me refiere que el señor Andrade da la orden de que debo renunciar o seré declarado insubsistente. Le pregunto las razones, me dice que debo firmar ya la carta de renuncia que ya estaba redactada. Me ponen la carta de renuncia en la mesa, me obligan a firmarla y no me dejan subir a mi oficina por mis objetos personales. No me dejan sacar mis portarretratos, ni decoraciones y cosas personales que tenía en mi oficina”, declaró.

También, aseguró que, por orden de Andrade, le fue retirado el computador de escritorio en el cual desempeñaba sus funciones desde hace años y que en ese equipo guardaba bases de datos y números telefónicos de congresistas, alcaldes y gobernadores pues era con quienes mantenía contacto, de acuerdo a sus funciones. El contrainterrogatorio del testigo a cargo del abogado defensor de Luis Fernando Andrade, tuvo lugar en horas de la tarde de este jueves y continuará en una nueva jornada que se desarrollará mañana viernes 27 de noviembre a partir de las 8:30 de la mañana.

Comparte en redes: