Era el “controller” de la concesionaria Ruta del Sol

Caso Odebrecht: la avalancha que provocó el testamento de Jorge Pizano

Las últimas dos semanas han sido un terremoto continuo en caso Odebrecht. A medida que se conocen más audios de Pizano, se va entendiendo mejor otra cara de este el escándalo de corrupción.

La Fiscalía anunció que investigaría a Pizano por el caso Tunjuelo, aunque no le imputó cargos.Archivo

El testigo clave del escándalo Odebrecht resultó ser Jorge Enrique Pizano. Así lo demuestran las dos últimas semanas, llenas de comentarios en la Fiscalía, en el país político y en el mundo de los negocios. Todo por cuenta del material que Pizano se dedicó a recoger y organizar mientras fue controller de la concesionaria Ruta del Sol. Recopiló correos, documentos y, al final, hasta grabaciones de sus charlas con un propósito claro: demostrar que comenzó a detectar irregularidades de Odebrecht, incluso desde antes de que la justicia estadounidense divulgara que este coloso de la construcción había provocado “el más grande caso extranjero de soborno en la historia”.

Jorge Pizano murió de un infarto el pasado 8 de noviembre, tras haber sido diagnosticado de cáncer linfático. El 12 de noviembre, Noticias Uno reveló “el testamento” que le había confiado desde el pasado agosto, época en la que ya buscaba ser testigo protegido de la justicia estadounidense. Parte de ese testamento era el audio de una conversación con su amigo Néstor Humberto Martínez. La charla se dio en agosto de 2015. Ese audio le dejó saber al país que el hoy fiscal general recibió alertas por el caso Odebrecht con anterioridad a que la Fiscalía, hoy bajo su batuta, abriera investigaciones.

Lea:“Los de Odebrecht tienen una cultura mafiosa”: delegado del Grupo Aval (nuevo audio)

“Allá (en Corficolombiana) están berracos con lo que pasó hace tres años que usted prendió las hijueputas alarmas y nadie le puso cuidado”, se oye a Martínez decirle a Pizano, quien le detalló sus descubrimientos. Estos se resumen en que Odebrecht, socio mayoritario de la concesionaria Ruta del Sol, estaba aprobando pagos por contratos en condiciones irregulares, como falta de soportes o empresas subcontratadas con poca o cero experiencia en construcción de vías. “Venga le digo cuál es la tesis que estamos trabajando: no sabemos si estos hijueputas están pagando coimas a gobiernos extranjeros, y no sabemos si están pagando coimas ¡aquí en el gobierno!”.

Al ruido provocado por la primera grabación se sumó un infortunado episodio: la muerte del hijo menor de Pizano, Alejandro, quien había llegado de Barcelona a dar el último adiós a su padre y resultó envenenado con cianuro al tomar agua de una botella que estaba en el estudio del ingeniero, en la finca donde murió. Un ambiente enrarecido y bajo presión obligó al fiscal Martínez a dar declaraciones. Un día después de la emisión de Noticias Uno, Martínez fue entrevistado en RCN y Noticias Caracol. En el espacio que tuvo con el director de este último, Juan Roberto Vargas, el fiscal admitió que había conocido la información de Pizano, pero que “nunca se supo el destino de esos dineros”.

(Lea:“Esto lo está moviendo alguien investigado por la Fiscalía”: Néstor Humberto Martínez)

Con esa frase, el fiscal explicó por qué no hizo nada al respecto. “Uno no puede denunciar sin saber a quién iba dirigido aquello”, expresó en referencia al dinero de la concesionaria Ruta del Sol que Odebrecht había usado para hacer pagos anómalos. Agregó, además, que él, como asesor jurídico del Grupo Aval y de Corficolombiana, estaba obligado a mantener el secreto profesional. Al día siguiente, habló en emisoras y, ese mismo día se conoció un nuevo audio. Esta vez, revelado por El Espectador. “Mire todos los delitos que se han cometido (…) soborno, lavado de activos, falsedad en documento privado, administración desleal, abuso de confianza, estafa, hurto, peculado...”.

Con esa lista comenzaba la conversación. Martínez le explicó a este diario que esos eran los delitos que, según un penalista consultado por él, podían haberse cometido de acuerdo con los datos de Pizano. Juan Carlos Forero, exvicefiscal general y decano de Derecho de la Universidad del Rosario, fue ese penalista. En la grabación quedó claro que Pizano había seguido entregándole información a Martínez y que este, a su vez, se la había remitido a Luis Carlos Sarmiento, cabeza del Grupo Aval. “Eso lo cogió Sarmiento, ya tiene una copia. Estamos trabajando en una vaina muy gruesa”, le aseguró Martínez a Pizano, se oye en la grabación.

(Lea:“Pizano fue incómodo para los brasileños, para nosotros un aliado”: Grupo Aval)

En entrevista con este diario, Martínez aseveró que el material de Pizano alimentó la investigación que hacía por esa época el vicepresidente contralor del Grupo Aval, Rafael Neira, quien dijo a este diario: “Hay que dejar claro que Pizano dependía del presidente de la Concesionaria (Éder Ferracuti) y que Corficolombiana lo único que hizo fue postularlo”, expresó Neira, confirmando que Pizano fue un hombre de confianza para el Grupo Aval, a punto de nominarlo para el cargo que más podía importarle a ese conglomerado económico en una sociedad en la que ellos eran socios minoritarios: el de controller. El que vigilaba las cuentas.

El pasado 19 de noviembre, la familia de Pizano emitió un comunicado en el que manifestó su confianza en la investigación de la Fiscalía, organismo que, además de la responsabilidad de descubrir el entramado de corrupción de Odebrecht en Colombia, tiene ahora también el deber de explicar cómo Alejandro Pizano terminó muerto por ingerir veneno. “Reiteramos que nuestra situación no sea utilizada para hacer política y exigimos que las grabaciones sean publicadas en su totalidad, siguiendo como parámetro único y total la verdad”, pidieron la viuda de Pizano y sus hijas.

Dos días más tarde, se conoció otra grabación. Esta vez, de una conversación entre Alberto Mariño, representante del Grupo Aval ante la junta directiva de la concesionaria Ruta del Sol, y Pizano. “No recuerdo cuántas veces (nos vimos) exactamente porque tuve varias reuniones con él, debido a que desde mediados de 2015 nos empezó a alertar sobre sospechas de que funcionarios de Odebrecht le estaba robando plata a la concesionaria”, comentó Mariño a este diario. “La información fue puesta en conocimiento de la Vicepresidencia de Contraloría de Grupo Aval, con el fin de que intentara averiguar si las sospechas eran ciertas”, añadió, confirmando la versión del fiscal Martínez.

(Lea:Grabación de agosto de 2015: ecos de un diálogo sobre el caso Odebrecht)

En esa charla, Pizano le recalcó a Mariño que Odebrecht, desde la concesionaria Ruta del Sol, “es la fábrica de los contratos falsos, de la porquería más grande”. Pizano le contó que Martínez lo había hecho devolverse de España para hablar del tema. “La conclusión, estos hijueputas tienen una cultura mafiosa”, respondió Mariño, quien oyó una a una las inquietudes de Pizano sobre varios empleados de la concesionaria, incluidos Éder Ferracuti (gerente general, hoy con orden de captura y por fuera del país). Pizano, incluso, le dijo a Mariño que tenía la sospecha de que Otto Bula —quien hoy busca un preacuerdo con la Fiscalía tras haber recibido sobornos de Odebrecht— lo estaba siguiendo.

Según Pizano, su abogado le había dicho que iba a ser llamado a interrogatorio por el caso Tunjuelo-Canoas, otro episodio de corrupción de Odebrecht pero en Bogotá. Sin embargo, sus denuncias y reportes apuntaban a demostrar que él, antes que sospechoso, era un denunciante. “Cumplí a cabalidad y con honestidad mi gestión como gerente de la EAAB (Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Bogotá) y no puedo aceptar que me acaben la vida junto al cáncer que tengo con algunos falsos testimonios”, le dijo a la periodista María Jimena Duzán, según reveló ella misma el domingo pasado en la revista Semana. “A mí me van a hacer lo mismo que a Luis Fernando Andrade (llamado a juicio por Odebrecht) y no me voy a dejar”.

825327

2018-11-23T21:00:00-05:00

article

2018-11-23T21:00:01-05:00

[email protected]

none

El Espectador

Judicial

Caso Odebrecht: la avalancha que provocó el testamento de Jorge Pizano

71

8946

9017