Cayó alias 'Mueble Fino'

Mientras recibía atención médica por un atentado sufrido el pasado 24 de febrero, fue capturado Jaír Sánchez Hernández, quien por más de 15 años hizo parte del cartel del Norte del Valle.

Fue uno de los pocos sobrevivientes y desde la extinción del cartel logró mantener sus empresas de transporte, pescaderías, compra y venta de vehículos y locales en sanandresitos de Cali y Bogotá, los cuales le permitieron lavar su fortuna.

Sánchez empezó a esconderse de sus enemigos y de las autoridades el pasado 24 de febrero, cuando, al parecer, hombres del Clan Úsuga intentaron asesinarlo en el barrio Ciudad Jardín de Cali. Hasta ese momento había permanecido en el anonimato. Sin embargo quedó en el radar de las autoridades, que no tardaron en descubrir su pasado criminal y seguirlo hasta Bogotá, donde se recuperaba de las heridas.

Los hombres de la Policía Antinarcóticos llevaban más de dos años siguiéndole los pasos. Según le contaron a El Espectador, Sánchez fue sacado sigilosamente de la clínica en Cali, mientras sus escoltas fingían vigilar una habitación vacía para despistar a las autoridades. Entonces las autoridades se habían contactado con Estados Unidos, país que lo solicita en extradición por tráfico de drogas y nexos con los Zetas y el cartel de Sinaloa, para armar el expediente y emitir una orden de captura en su contra que obtuvieron hace una semana.

Mueble Fino es recordado por ser uno de los hombres de confianza del extinto capo Wílber Varela, alias Jabón. Durante los seguimientos, la Policía Antinarcóticos hallaron que su dinero lo invierte en carros lujosos, relojes que superan los $100 millones y vinos costosos. Asimismo identificaron que su expareja es de una prestigiosa familia vallecaucana. A Sánchez, además, lo investigan por la desaparición de una persona en 2011, el homicidio de ocho hombres, entre ellos el narcotraficante alias J, conocido como el zar de la droga sintética, quien murió en una masacre cometida en 2013 en el sur de Cali.

Ayer, dos horas después de efectuada la captura de Sánchez en la clínica Santa Fe del norte de Bogotá, cercana a su apartamento en la 134 con 9ª, se presentó a pocas cuadras una balacera entre la Policía y tres hombres que, al parecer, utilizaban armas de largo alcance y se movilizaban en una camioneta blindada en la que se encontró dinero extranjero. En un principio se dijo que eran ladrones que habían entrado a un apartamento justo en la zona donde vivía Mueble Fino, pero las autoridades negaron que el caso estuviera relacionado. Sin embargo se conoció que se trataba de un grupo de sicarios que asesinó a Carlos Soto, al parecer un hombre con un pasado oscuro, a quien no le robaron ninguna pertenencia.