Cayó en Meta alias ‘Ojitos’, supuesto carcelero de las Farc

Según la Policía, alias ‘Ojitos’ sería uno de los principales carceleros de varios policías y militares secuestrados por las Farc.

Policía de Cundinamarca

Tras varios meses de investigación y seguimiento, las autoridades capturaron en las últimas horas a Alberto Benavides Bonilla, alias ‘Ojitos’, señalado de ser uno de los principales carceleros de varios policías y militares secuestrados por las Farc, algunos de ellos liberados en la ‘Operación Jaque’.

Alias ‘Ojitos’ –quien llevada 16 años huyendo de las autoridades– fue detenido en Villavicencio, en el departamento del Meta, y de acuerdo con la Policía de Cundinamarca, sería el hombre de confianza de alias ‘Martín Sombra’.

El intendente Armando Castellanos, quien permaneció secuestrado siete años y que liberado en la Operación Jaque, dio detalles del accionar delictivo del capturado, señalando que fue uno de sus principales verdugos.

“El trato es inhumano, desde el momento en el que nos colocan una cadena en el cuello hasta cuando nos aseguran a un alambrada de púas (…) era experto en explosivos y conocía muy bien el terreno por donde iban a movilizar a los secuestrados”, sostuvo el uniformado en declaraciones recogidas por Noticias Caracol.

Por su parte, el coronel Flavio Mesa, comandante de la Policía de Cundinamarca, explicó que alias ‘Ojitos’, quien pertenecía al frente 27 de las Farc, fue capturado mientras realizaba diligencias en la capital del Meta.

Era el hombre confianza de Martín Sombra, carcelero de las Farc, y quien está relacionado de manera directa con la custodia a varios hombres, militares y policías secuestrados durante varios años y que fueron liberados en 2008 durante la ‘Operación Jaque’”, indicó el coronel Mesa.

El detenido fue enviado a prisión y tendrá que responder por los delitos de secuestro y rebelión, por los que podría estar tras las rejas entre 18 y 28 años.

“Es señalado además, de ser el autor material e intelectual de la instalación de un carro bomba en Vista Hermosa (Meta), donde murieron siete personas entre ellas dos menores de edad”, precisó el uniformado.