Cayó uno de los implicados en el crimen de cuatro niños en Caquetá

Se trata de Chistopher Chávez Cuéllar, conocido con el alias de 'El Desalmado'.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos confirmó que en un operativo de la Policía, fue capturado uno de los responsables de la masacre de cuatro niños en una zona rural del departamento de Caquetá.

“Primer responsable de la masacre de los niños en Caquetá ha sido capturado gracias a la acción de [email protected]”, señaló el mandatario a través de su cuenta en Twitter.

Según las autoridades, el capturado fue identificado como Chistopher Chávez Cuéllar, de 42 años de edad, quien fue sorprendido por la Policía en una vivienda ubicada en el barrio Bello Horizonte, en la ciudad de Florencia.

De acuerdo con la fiscalía, Chávez Cuéllar es conocido con el alias de 'El Desalmado' es un reconocido sicario a sueldo fue condenado por el delito de homicidio y violación en un hecho registrado en el año 2004.

Sin embargo, en el año 2013 recibió la libertad de un juez de ejecución de penas quien además le redimió 26 días de la pena por trabajo. Se espera que en las próximas horas sea presentado ante un juez de control de garantías para su judicialización. 

Cabe recordar que esta detención se produce luego de que el presidente Santos le diera plazo hasta el domingo a la Policía para capturar a los asesinos de los hermanos Vanegas Grimaldo.

De acuerdo con el retrato hablado elaborado por la Fiscalía, los sospechosos son dos hombres, quienes la noche del miércoles pasado ingresaron a la vivienda cerca de la ciudad de Florencia, donde los menores se encontraban solos, y los mataron uno a uno de un disparo en la cabeza.

Según la descripción, son dos personas de sexo masculino. Uno de ellos es de estatura baja, contextura mediana, moreno, con un corte de pelo corto, una nariz de base angosta y horizontal.

Por el contrario, la otra persona es un poco más alta, delgada, con orejas, nariz y mentón pronunciados. Boca ancha y grande.

Los niños, tres hermanos de 10, 14 y 17 años, y el sobrino de éstos, de cuatro años, fueron hallados muertos con impacto de bala en la cabeza la madrugada del jueves pasado por investigadores de la Fiscalía. Sus padres y abuelos los habían dejado solos porque habían viajado a Florencia para matricularlos en el colegio. (Lea: ¿Qué pasó en la masacre de los niños en Caquetá?)

Un quinto menor, de 12 años, que se hizo el muerto y sobrevivió a la masacre, fue quien alertó de lo ocurrido.

Según las autoridades, se trataría de un crimen causado por "intolerancia" y "venganzas personales", aunque familiares de las víctimas aseguraron que habían recibido intimidaciones de una persona que reclamaba tierras de su propiedad. (Lea: Las amenazas contra los niños masacrados)