Centro Democrático radicó ante la Procuraduría pruebas sobre supuesto fraude electoral

El movimiento político manifestó que guerrilleros de las Farc presionaron a los pobladores para que votaran por el candidato presidente Juan Manuel Santos.

Ante el despacho del procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado delegados del Centro Democrático radicaron las pruebas en el marco de la queja presentada por un supuesto fraude electoral en los comicios presidenciales celebrados el pasado 15 de junio en el que resultó vencedor el candidato presidente Juan Manuel Santos.

El vocero del movimiento político, Fabio Valencia Cossio aseguró que se entregaron 133 denuncias de diversas partes del país sobre presiones de grupos armados ilegales, compra de votos, participación de funcionarios públicos y constreñimiento al elector para que los ciudadanos votaran por Santos. “Todo eso está debidamente documentado”.

En este punto indicó que en 200 municipios, donde todavía hay presencia de las Farc, se presentó “una atípica y exagerada votación por el presidente Santos, comparando la primera vuelta a la segunda”. Por esto le pidieron al Ministerio Público que hicieran toda la valoración, estudio y análisis de los resultados.

Según el vocero del movimiento uribista “hay municipios que crecieron en 350%, y hay sitios en donde el presidente Santos sacó el 90, 94 y 95% de la población total, hubo una votación presionada por las armas de las Farc, por la narcoguerrilla, en favor del presidente Santos”.

Igualmente señaló que en diferentes municipios de la Costa Atlántica se presentaron diversas denuncias sobre compra de votos para favorecer las aspiraciones de Santos. Según la queja por cada voto se habrían pagado entre 30 y 50 mil pesos, y cada uno de los sufragantes para cobrar tenía que tomarle una foto al tarjetón electoral.

El otrora ministro del Interior y de Justicia durante el Gobierno de Álvaro Uribe calificó estos hechos como un “fraude monumental” dirigidos a que el candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga perdiera las elecciones. En este punto aseguró que además un nutrido grupo de funcionarios públicos presionaron a los electores.

“Exigió a los funcionarios unos listados de entre 20 y 30 votantes y puso el viernes y el sábado anterior a los contratistas del departamento, a hacer llamadas como si fuera de un call center, y de una empresa encuestadora, a preguntar a esas personas que estaban en la lista para verificar que realmente los funcionarios si iban a cumplir con la cuota correspondiente”, precisó Vaencia Cossio al hacer referencia a la Gobernadora del Quindío.