En cese al fuego con Farc, Fuerzas Militares seguirán combatiendo el crimen

Las bandas criminales y organizaciones dedicadas al narcotráfico serán el blanco de la ofensiva militar.

El Gobierno cesará el fuego con las Farc el próximo lunes, pero seguirán adelante los operativos militares contra las bacrim y las organizaciones dedicadas al narcotráfico.

"Estamos en un cese al fuego del conflicto con las Farc, pero no en cese de persecución al delito. Las Fuerzas Militares seguirán cumpliendo con su deber constitucional de perseguir el delito cualquiera que sea su autor, esté o no en cese al fuego para otros efectos", sentenció este viernes el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

El funcionario subrayó que los soldados y policías continuarán combatiendo el secuestro, extorsión, narcotráfico, contrabando, la minería criminal, el tráfico de personas y otras manifestaciones del delito, porque así lo ordena la ley.

"Por esa razón esperamos que sea de pleno cumplimiento ese componente de cese de hostilidades de las Farc en materia delincuencial", agregó.

El gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc alcanzaron un histórico acuerdo de paz el miércoles luego de casi cuatro años de negociaciones en Cuba.

En ese marco, el mandatario ordenó la víspera a las fuerzas militares el cese al fuego definitivo con la guerrilla, pues las conversaciones se desarrollaron sin poner fin a las hostilidades en el terreno, una condición impuesta por Santos para evitar, según él, el fortalecimiento de los guerrilleros.

Durante las negociaciones, como muestra de su compromiso con los diálogos, las Farc realizaron varias treguas unilaterales: en temporadas navideñas y en las elecciones generales de 2014, así como del 20 de diciembre de 2014 al 23 de mayo de 2015; y del 20 de julio de 2015 a la fecha.

Este viernes el ministro también indicó que se dispondrá de 16.500 soldados y policías para cumplir los acuerdos de paz. Este pie de fuerza atenderá la seguridad de los guerrilleros cuando se trasladen a los sitios de concentración para la dejación de armas y su desmovilización.