"Chicho" Serna iría a juicio en Argentina por lavado de activos

Noticias destacadas de Judicial

Así lo solicitó la Unidad de Información Financiera (UIF) del país austral, en una decisión que cobija también a María Isabel Santos Caballero y Sebastián Marroquín Santos, la viuda y el hijo de Pablo Escobar. Se les señala de ser miembros de una “compleja agrupación criminal para la administración y circulación de bienes provenientes de actividades ilícitas”, liderada por José Byron Piedrahita Ceballos, alias “El Árabe.

La Unidad de Información Financiera de Argentina (UIF) solicitó que se adelante juicio oral y público por el delito de lavado de activos a María Isabel Santos Caballero y Sebastián Marroquín Santos , la viuda y el hijo de Pablo Escobar; el exfutbolista Mauricio “Chicho” Serna, el empresario argentino Mateo Corvo Dolcet y José Byron Piedrahita Ceballos, alias “El Árabe”, capo del narcotráfico colombiano, entre otras personas. A todos se les señala de ser miembros de una “compleja agrupación criminal para la administración y circulación de bienes provenientes de actividades ilícitas”.

El requerimiento de elevación a juicio fue presentado ante el juez federal de Morón, Néstor Barral, quien está a cargo de la investigación. En el documento de la UIF, se consigna que “se ha logrado acreditar que Piedrahita Ceballos ha conformado una asociación criminal que ha perpetrado una serie de actos tendientes a la inserción de dinero ilícito proveniente del narcotráfico en el mercado legal, por medio de la utilización de emprendimientos inmobiliarios, empresas pantalla, transferencias bancarias, así como también la compra y venta de paquetes de acciones en nombre propio y a través de sus consortes de causa”.

En el proceso, un testigo de identidad protegida aseguró que “Chicho” Serna, exjugador de Atlético Nacional, Boca Juniors y de la Selección Colombia, sería un “testaferro del exjefe de la Oficina de Envigado conocido como ‘Rogelio’”. Además, en la imputación en contra de Piedrahita, Serna figura como parte de una organización dedicada al lavado de activos en el país austral, de la que también harían parte la viuda y el hijo de Pablo Escobar.

El lío de "Chicho" Serna y la exmujer de Pablo Escobar con la justicia argentina

El exfutbolista habría vendido propiedades a Piedrahita para servir de fachada al negocio de narcotráfico que controlaba. Entre las pruebas del ente investigador en esta transacción, que Serna y Piedrahita llamaban “cambalache”, están los papeles con los que el exjugador del Boca le entregó un apartamento y un lote por US $930.000. Sin embargo, la operación no fue formalizada a través de escritura pública, lo que habría eximido al “Árabe” de justificar el origen del dinero.

Al parecer, las transacciones se concertaban a través del empresario argentino Mateo Corvo Dolcet, quien “representaba” a Piedrahita en los negocios. En el papel no reposa directamente el nombre del testaferro de Piedrahita, sino del argentino que actuaba en su nombre. Como en una operación de 2010, en la que Serna le habría vendido unos lotes para proyectos inmobiliarios a Piedrahita por un valor de US $220.000. Aunque el dinero lo recibió Corvo, la Fiscalía argentina asegura que el narcotraficante y el exfutbolista colombiano concertaron el negocio.

La misma transacción consta respecto de la venta de más lotes: un negocio de US $90.000 en 2011, otro de US $500.000 en 2013, entre otros. El proceso es el mismo, según la justicia argentina: “Chicho” Serna supuestamente le vende los predios a Corvo, quien actúa en nombre de Piedrahita, quien tiempo después cede sus derechos sobre el contrato de compraventa a un tercero.

Los protagonistas de la novela de la mafia que sacude a Argentina

Por estos hechos, la justicia argentina había llamado a indagatoria a Serna en abril del año pasado. Sobre su versión no se sabe mucho, pero según el testigo que lo involucra, toda la operación de lavado de activos proveniente del narcotráfico que montó Piedrahita no se habría dado sin la “colaboración esencial” del exfutbolista antioqueño. Tanto María Isabel Santos como Sebastián Marroquín le han dicho a la justicia argentina que ellos no cometieron ningún delito, asegurando que desconocían el pasado narco de Piedrahita y que siempre pensaron que era un próspero empresario ganadero colombiano.

 

Comparte en redes: