CIDH también tendría crisis financiera en 2017

Con el anuncio la Comisión también quiere abrir un diálogo para movilizar más fondos que se destinen en su defensa y protección de los derechos humanos. Cataloga de "crítica" la situación de derechos humanos en la región.

El año pasado el Sistema Interamericano de Derechos Humanos estuvo a punto de prescindir de cerca de la mitad de sus funcionarios.Daniel Cima - CIDH, Flickr

La Organización de Estados Americanos (OEA), órgano responsable del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH), le asignó para este año a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) US$5.6 millones. Sin embargo, para que tanto la Comisión y la Corte funcionen íntegramente se necesita US$11.5 millones, lo que implicaría un nuevo riesgo de sus operaciones para este año, si los países miembros de la OEA no apoyan financieramente al Sistema Americano. (Lea:CIDH supera crisis financiera de 2016)

La CIDH y la Corte IDH acordaron una propuesta conjunta para el financiamiento adecuado y sostenible del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) en septiembre del año pasado y fue enviada al Secretario General de la OEA, Luis Almagro. En la proposición de los dos órganos se pide que  los estados miembros inicien un diálogo sobre la asignación de recursos adicionales por parte de la OEA y que permitan a la CIDH evitar enfrentar una situación de crisis financiera, como la que en 2016 amenazó seriamente su capacidad de operación. (Lea:La CIDH se queda sin recursos para la protección de derechos humanos en las Américas)

“La CIDH mantiene su expectativa positiva de que se alcance una solución financiera estructural y duradera; y reitera su propuesta presentada conjuntamente con la Corte IDH para una discusión durante la próxima Asamblea General Ordinaria, prevista para junio de 2017 en México, en la que se definirán las directrices para el programa presupuesto de 2018” aseguró la Comisión. 

La CIDH "necesita" contar en 2017 con contribuciones voluntarias de parte de los estados miembros de la OEA, países observadores y otros donantes, por montos similares a los recibidos  en el 2016. Hasta la fecha, algunos países ya garantizaron su contribución: Estados Unidos (2.100.000,00 dólares), Canadá (750.000 dólares) y Panamá (150.000 dólares). Uruguay y Argentina anunciaron su voluntad de recibir un periodo de sesiones. Estados no-miembros y otros donantes también colaborarán: Holanda, España, Suiza, Irlanda, Trust for the Americas y Pan American Development Foundation (PADF).

“Nos hemos organizado de forma planificada y hemos tomado medidas y contactos para evitar una nueva crisis, pero ello no depende solamente de la CIDH, sino también de los donantes. El hecho de que la mitad del presupuesto de la CIDH provenga de donaciones voluntarias compromete parte de nuestra capacidad de sostenibilidad y previsibilidad. Como medida de transparencia, anunciamos desde ahora nuestro déficit y abrimos todas las puertas al diálogo para fortalecer nuestra plena autonomía e independencia”, aseguró el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão.

También, aseguró el funcionario, la CIDH tiene la histórica y legítima aspiración de contar con un presupuesto más amplio y más adecuado que le permitiría fortalecer su capacidad de trabajo y cumplir con su promoción, defensa, monitoreo y protección de derechos humanos en el hemisferio y que se centra en la atención de las víctimas. (Lea: Corte Interamericana condena al Estado por abusos en la Comuna 13 de Medellín)