CNE puede regular campañas a favor del voto en blanco

Así lo determinó el Consejo de Estado.

La Sección Quinta del Consejo de Estado avaló la decisión tomada por el Consejo Nacional Electoral (CNE) parta prohibir las campañas destinadas a apoyar el voto en blanco durante las elecciones atípicas que se adelantaran en el departamento de Huila para elegir a Gobernador tras la destitución de Cielo González por parte de la Procuraduría General en el año 2013.

Al resolver una acción judicial en contra de dicha determinación, el alto tribunal manifestó que el artículo 265 de la Constitución Política de Colombia le otorgó al organismo electoral la función de policía administrativo, hecho por el cual puede regular el voto en blanco por lo que dicha campaña es legal.

El tribunal de lo contencioso administrativo reiteró que la libertad de expresión y de participar en la conformación, ejercicio y control del poder político son derechos fundamentales, que permiten expresar ideas en torno a la política y a los candidatos que se postulen a los cargos y corporaciones públicas de elección popular y que se puede, válidamente, manifestar la preferencia por la opción del voto en blanco como señal de protesta o inconformismo con los candidatos inscritos.

Sin embargo se aclara que la Ley 1475 del 2011 consagra que la promoción del voto en blanco solamente puede llevarse a cabo por los partidos y movimientos políticos y los comités independientes, es decir, por las organizaciones políticas, quienes para ello deben cumplir algunas exigencias, entre otras, inscribirse ante la autoridad electoral competente para formalizarlo. Por tanto, dicha propuesta también está sujeta a las normas que rigen las campañas electorales.

“La posibilidad de que las campañas electorales dedicadas a promover esa opción política se adelante por personas naturales, al margen de las citadas organizaciones políticas y sin formalizar la inscripción ante la autoridad electoral competente para ello podría conllevar a desconocer el principio de transparencia en la medida que el CNE no podría cumplir sobre ellas sus funciones de inspección, vigilancia y control”, señala la sentencia.

Además, la financiación de las campañas electorales debe correr por cuenta del Estado, al menos parcialmente. Es decir, que de permitirse, los promotores del voto en blanco no tendrían derecho a reposición de votos, o, en un momento dado no se podría establecer quiénes y con qué dineros se están auspiciando esas campañas.