Colombia "necesita" un alto comisionado de ONU para DD.HH.

Así lo señaló la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, aseguró que "es importante" que el organismo que ella encabeza esté en Colombia porque aún "se necesita".

Tras una visita de cinco días a Colombia, Pillay ofreció este viernes las valoraciones del viaje, en el que destacó los "importantes avances en la situación de derechos humanos, con relación a la lucha contra la pobreza, la educación primaria gratuita y la protección universal de la salud".

El jueves, Pillay y la canciller María Ángela Holguín, prorrogaron por un año más, hasta el 31 de octubre de 2014, el mandato de la Oficina de este organismo en Colombia.

Una ampliación que no estuvo exenta de polémica ya que el vicepresidente, Angelino Garzón, aseguró en abril que este país prorrogaría el mandato del Alto Comisionado por tres años más, hasta el 2016.

Sin embargo, el miércoles, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, puso en duda la necesidad de mantener en el país una oficina del organismo que dirige Pillay.

Pese a los avances destacados hoy por Pillay, también dijo que "aún persisten muchas personas en el país que no tienen acceso a una educación y servicios de salud de calidad" y se mantienen "inequidades estructurales que socavan la posibilidad de progreso de aquellas personas que viven en situación de pobreza".

"Esto debe ser seriamente atendido", agregó la Alta Comisionada.

Durante su visita a Colombia, Pillay se reunió con diversos organismos y autoridades, entre los que destacan el presidente Santos y el fiscal general, Eduardo Montealegre.

Tras estos encuentros, Pillay reconoció los avances realizados por el país e hizo un llamado "al respeto por los estándares internacionales de derechos humanos".

La alta comisionada también se refirió al proceso de paz que mantiene el Gobierno con las Farc en La Habana desde noviembre de 2012 y dijo que los derechos de las víctimas "deben estar en el centro de las negociaciones".

"Los crímenes relacionados con violaciones de los derechos humanos no pueden ser amnistiados o caer en la impunidad".

Sobre la posibilidad de que el Gobierno colombiano no vuelva a prorrogar el mandato del organismo a partir de 2014, Pillay afirmó: "es importante que estemos en Colombia donde se nos necesita".

Aunque también advirtió que el alto comisionado puede llevar a cabo su mandato sin estar en Colombia.

De todas formas, Pillay reconoció que "habrá un momento donde todas las instituciones creadas por las autoridades (colombianas) estén funcionando bien, que la sociedad civil sea lo suficientemente fuerte para resolver sus problemas y que las violaciones de derechos humanos ya no se den".

"Entonces podremos entrar en conversaciones con el Gobierno para nuestra salida del país", agregó.

Temas relacionados