Colombia terminó su examen en la ONU

La misión colombiana aceptó reforzar las medidas para evitar que la reforma al fuero militar se traduzca en impunidad.

El vicepresidente Angelino Garzón. / El Espectador
El vicepresidente Angelino Garzón. / El Espectador

Hoy termina el segundo Examen Periódico Universal (EPU) para Colombia en el Palacio de las Naciones Unidas, en Ginebra (Suiza). En total, Colombia recibió 160 recomendaciones, de las cuales aceptó 126: “Informamos con beneplácito que la mayoría de las recomendaciones (120 de ellas) ya las estamos cumpliendo”, señaló desde Ginebra el vicepresidente Angelino Garzón. “Gracias por el reconocimiento generalizado que nos han hecho por la labor que desempeña Colombia en la búsqueda de la paz”, agregó.

Las ejecuciones extrajudiciales y la reforma al fuero militar, tal como lo indicó en entrevista la alta comisionada para la ONU de los Derechos Humanos, Navi Pillay, siguen siendo un asunto de mucha importancia en escenario internacional. Sobre ese y otros temas se pronunció la delegación colombiana, al aceptar las sugerencias hechas por otras naciones el martes pasado:

Fuero militar y ejecuciones extrajudiciales

La delegación colombiana se comprometió en la ONU a “tomar las medidas necesarias” para garantizar que la reforma al fuero militar no generará impunidad en el caso de las investigaciones por falsos positivos. Se garantizó, además, que habrá supervisión sobre la jurisdicción militar.

Violencia contra la mujer

Colombia invitará a la Relatora Especial de violencia contra la mujer. El país se comprometió también a priorizar políticas dirigidas a proteger los derechos de la mujer y prevenir la violencia sexual; a “continuar tomando acciones efectivas para proteger y promover los derechos de la mujer”; a ejecutar un plan de acción interdisciplinario con base en lineamientos de las Naciones Unidas y el sistema interamericano; y a intensificar esfuerzos para garantizar la equidad de género.

Ley de víctimas

La misión colombiana se comprometió a tomar mayores medidas para prevenir ataques en contra de líderes comunitarios y reclamantes de tierras, especialmente aquellos que se encuentran en áreas rurales; a mejorar el acceso a los esquemas de protección por parte de los reclamantes de tierras; y a proteger el derecho a la tierra de campesinos e indígenas.

Comunidad LGBT

Este asunto fue escasamente mencionado durante el Examen Periódico Universal. El Gobierno sólo anotó que “considera la posibilidad de mejorar las medidas necesarias para la protección e integración de la población LGBT.

Lo que se va a analizar en Colombia

Según anunció el vicepresidente Angelino Garzón, la delegación colombiana le lleva al presidente Juan Manuel Santos ocho recomendaciones realizadas por Trinidad y Tobago, Portugal, Ecuador, Islandia, Finlandia, Italia e Irlanda, con el fin de examinarlas con su gabinete y para que los demás poderes públicos y la sociedad civil las estudien también.

Así las cosas, Colombia va a analizar si acepta o no las sugerencias de incluir asesoras sobre temas de género en los diálogos de La Habana; de reconocer los derechos de parejas del mismo sexo legalizando el matrimonio igualitario y la adopción; de establecer una comisión de la verdad en un futuro cercano; y de apoyar el proyecto de ley para garantizar el acceso a la justicia por parte de mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto; principalmente.

Lo que Colombia rechazó

Según explicó el vicepresidente Garzón, Colombia no admitió estas recomendaciones “teniendo en cuenta que nuestros ordenamiento jurídico e institucionalidad cuentan ya con instrumentos eficaces frente a los diferentes temas objeto de estos convenios, y también porque Colombia hace parte de manera integral del sistema interamericano de derechos humanos que tiene instrumentos robustos para hacer frente a estos desafíos”.
Con ese preámbulo, se conoció que Colombia no aceptó las sugerencias de ratificar el protocolo facultativo de la Convención contra la Tortura, de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad o de la Convención de los Derechos del Niño.
La delegación colombiana encontró también inconveniente aceptar la sugerencia de reconocer la competencia del Comité sobre Desapariciones Forzadas para recibir y examinar peticiones de o a favor de las víctimas, así como de otros estados.
Se negó la posibilidad de modificar el Código Penal para introducir los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra en la legislación nacional. A la intervención del Estado del Vaticano, que propuso “mantener la institución de la familia y el matrimonio como una unión conyugal entre un hombre y una mujer, basada en el libre consentimiento”, Colombia también le dijo que no.

Compromisos voluntarios

Colombia agregó siete compromisos o solicitudes voluntarias. Entre ellas, “adoptar todas las medidas necesarias para combatir la impunidad en casos de violaciones de derechos humanos perpetradas por cualquier persona, incluidos los miembros de las Fuerzas Militares”; avanzar en el diseño de una política pública de derechos humanos; y fortalecer mecanismos y políticas para combatir la trata de personas.