Una mirada al contexto

Tráfico y consumo de drogas, el mayor flagelo de Colombia

Las cifras hablan por sí solas, pues 2017 se caracterizó por ser uno de los años en que hubo más aumento de cultivos ilícitos, alcanzando las 171.000 hectáreas, un incremento del 17 % con respecto a 2016 y el máximo histórico en el área sembrada.

Cortesía

La manufactura, comercialización, tráfico y consumo de drogas ilícitas ha sido el mayor flagelo que ha vivido Colombia desde hace más de 40 años. Y aunque las instituciones gubernamentales, ONG y hasta la misma academia han mostrado sus esfuerzos año tras año para poder detener el problema, este, al contrario, se ha fortalecido.

Las cifras hablan por sí solas, pues 2017 se caracterizó por ser uno de los años en que hubo más aumento de cultivos ilícitos, alcanzando las 171.000 hectáreas, un incremento del 17 % con respecto a 2016 y el máximo histórico en el área sembrada. El narcotráfico también dejó más de un centenar de víctimas mortales y el descubrimiento de nuevas sustancias de aspecto sintético se elevó a 32 tipos, según números de la Fuerza Pública. Este año deja nuevas cifras, víctimas y desafíos para las entidades públicas y privadas y la sociedad.

“Frente a este problema es necesario tener un enfoque de derechos humanos y salud pública que modifique el entorno y no centre la responsabilidad en el individuo, a la vez que no estigmatice a los consumidores y les permita tener acceso a los servicios de salud que apliquen en cada caso”, asegura Angélica María Claro, directora de incidencia de Red Papaz.

Según la experta, es necesario adoptar políticas costo-efectivas más contundentes con respecto a las drogas que más se consumen, como son el alcohol y el tabaco. “Esto es fundamental no solo porque son las más consumidas, sino porque se relacionan con el consumo de otras sustancias psicoactivas”.

Frente a este panorama, representantes del Gobierno, la Dirección Antinarcóticos de la Policía y la academia exponen sus posturas sobre los desafíos que deben enfrentar estas entidades, la coyuntura del país y los factores que juegan en favor y en contra de esta lucha contra las drogas.

-General Fabián Cárdenas, director de Policía Antinarcóticos

Se deben aunar esfuerzos para combatir el narcotráfico en el mundo; en ese sentido, fue fundamental el fortalecimiento de las alianzas internacionales que realizamos en el primer Congreso Antidrogas, donde analizamos el problema integral de las drogas ilícitas y la corresponsabilidad que tiene cada una de las instituciones y países.

Además, la Ruta Futuro liderada por el Gobierno Nacional, genera una política integrada para la lucha antidrogas, en donde nuestra Policía Nacional, a través de la Dirección de Antinarcóticos, focalizará sus esfuerzos en los cinco pilares que buscan disminuir el consumo mediante la prevención y la atención, atacar la oferta de drogas, desarticular las organizaciones criminales, afectar las economías y rentas del narcotráfico y ayudar a transformar los territorios, teniendo  presente la seguridad operacional de nuestra gente.

-Gloria María Borrero, ministra de Justicia

Colombia presenta un problema creciente y preocupante de consumo de sustancias psicoactivas, que afecta especialmente a niños y jóvenes. Existe un consumo considerable de Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS), específicamente de drogas sintéticas, que ha fortalecido un nuevo mercado de importación ilegal. El Sistema de Alertas Tempranas (SAT) del Observatorio de Drogas de Colombia (ODC) ha detectado ya 32 de ellas en el país.

Desde el ministerio lideramos, ponemos en marcha y hacemos un seguimiento estricto a “Ruta Futuro”, la Política Integral de Drogas que fue presentada la semana pasada por el Gobierno Nacional y que incluye los pilares mencionados en el punto 1; es decir, disminución del consumo, ataque a la oferta y disponibilidad de sustancias ilícitas, desarticulación de las organizaciones criminales, afectación de las economías y rentas del crimen organizado, transformación del territorio y tránsito hacia las economías ilícitas.

-Diana Pava Garzón, médica en Toxicología, Universidad Nacional de Colombia

El fenómeno de uso y abuso de sustancias psicoactivas ha cambiado. La marihuana sigue siendo una de  las sustancias psicoactivas más consumidas en Colombia y el mundo; sin embargo, las drogas sintéticas con sus diferentes presentaciones, vías de exposición, logotipos y riesgos, están incrementado su uso. 

Ante esto, es la academia uno de los pilares más importantes a fortalecer en el país en este momento. La lucha antidrogas debe ser un proceso holístico que brinde robustez a la academia, en donde considero importantes dos grandes pilares: fortalecer la formación en toxicología tanto en pregrado y posgrado a escala nacional, y promover la investigación en estrategias de prevención, adoptando ejemplos de otros países.

En busca de consciencia social

Conscientes de la necesidad de sensibilizar sobre la problemática actual del país y de la crisis existente en la sociedad por la falta de información para afrontar el problema de consumo, tráfico y venta de estupefacientes, El Espectador y la Policía Nacional, mediante la Dirección Antinarcóticos, encuentran la oportunidad de generar valor con una campaña que busca entregar a Colombia las herramientas para generar consciencia de no consumir ni traficar sustancias psicoactivas.

Por esta razón surgió el proyecto “Generación Consciente”, una iniciativa pedagógica que hará posible la entrega oportuna de información a las entidades y personas en general que día a día luchan en contra de uno de los flagelos más grandes que tiene Colombia: las drogas.

Por lo anterior y para dar desarrollo a dicha campaña de impacto nacional y que trasciende a los diferentes grupos de interés: jóvenes, niños y niñas, familias, vendedores y cultivadores, partiremos de una meta clara de llegar al 80 % de la población por medio de las diferentes vías de difusión, en especial las digitales.

Prevenir el consumo y la comercialización de estupefacientes en menores de edad, sensibilizar al país de la grave situación que se presenta y evitar que las cadenas de producción y distribución de estas sustancias tomen fuerza son algunos de los objetivos que tiene “Generación Consciente”.

“Para la Policía Nacional de Colombia, a través de la Dirección de Antinarcóticos, es muy importante tener una alianza de responsabilidad social con un medio como El Espectador, para hacer posible la entrega oportuna de información a todas nuestras audiencias, que nos permita prevenir el consumo de drogas ilícitas y generar una cultura de legalidad. Todos unidos podemos evitar que nuestros niños, niñas y adolescentes caigan en el mundo de las drogas. Nuestro compromiso es con la vida de todos los colombianos, por eso se hace necesario sensibilizar sobre la problemática actual a través una estrategia pedagógica, de información continua para que nuestros jóvenes tengan criterio de tomar decisiones que no pongan en riesgo su vida”, asegura el general Fabián Cárdenas, director de la Policía Antinarcóticos.

Esta iniciativa estará compuesta por especiales editoriales, entrega de fascículos coleccionables, encuentros regionales, un premio a las mejores iniciativas que busquen aportar en la lucha antidrogas y contenidos web. Además de redes sociales, cuñas radiales y expertos en el tema, quienes serán los que orienten la campaña.

Por eso, con el compromiso de apoyar esas luchas que buscan transformar la realidad del país, El Espectador se une a esta iniciativa e invita a todos los lectores a acompañarnos en esta ardua tarea.

 

830097

2018-12-19T21:00:00-05:00

article

2019-01-21T13:28:44-05:00

leorod4@me.com

none

Ingrith Gómez Morales/ igomez@elepectador.com / @IngrithGomez23

Judicial

Tráfico y consumo de drogas, el mayor flagelo de Colombia

58

638595

638653