Colombianos en España piden que asesinada por 'maestro shaolín' sea cremada

La Asociación de Colombianos del País Vasco envió la recomendación a la familia de Jenny Sofía Revollo para evitar más dolor.

La Asociación de Colombianos del País Vasco recomendó a la familia de Jenny Sofía Rebollo Tuiran, asesinada por un experto en artes marciales, que sus restos sean incinerados en España, para luego ser trasladados a Colombia, lo que evitaría un mayor sufrimiento a sus allegados.

Revollo residía en la localidad de Galdácano, donde este viernes hubo una concentración vecinal organizada por el Ayuntamiento para condenar el asesinato de esta mujer, y en la que el presidente de esa asociación, Alberto Galindo, abogó por la incineración.

De esta forma - dijo - la familia evitaría enfrentarse a la situación en la que el asesino dejó el cuerpo.

Los restos de la mujer colombiana de 40 años aparecieron repartidos en la vivienda y el gimnasio que regentaba su presunto asesino, Juan Carlos Aguilar, en Bilbao.

Fueron descubiertos el pasado domingo después de que ese experto en artes marciales agrediera a otra mujer, una nigeriana de 29 años, quien falleció el miércoles en el hospital tras permanecer tres días en coma.

Jenny Sofía, quien desapareció el viernes, llamó a su madre "muy contenta" el pasado jueves para comunicarle que le habían ofrecido trabajo en un gimnasio como masajista, según ha explicado a el representante de la asociación vasca de colombianos, que ha añadido que los allegados de la mujer piensan que esta oferta laboral pudo ser ofrecida por el asesino.

La mujer, madre de un niño de 4 años que vive en España y otro de 8 años que reside en Colombia, decidió dejar su país hace una década, después de que su hijo mayor falleciera tras ser atropellado por un autobús, lo que le sumió en una "profunda depresión que nunca superó", lamentó el presidente de la agrupación de colombianos del País Vasco.

La concentración organizada de este viernes frente al Ayuntamiento de Galdácano se desarrolló en silencio durante quince minutos con la presencia de un centenar de personas.

Al acto han acudido el alcalde de este municipio, Ibón Uribe; la directora del Instituto Vasco de la Mujer-Emakunde, Izaskun Landaida y miembros de la comunidad colombiana en el País Vasco, entre otros.

Por otra parte, la plataforma Voz Africana del Duranguesado convocó para este domingo una manifestación en Durango en repulsa de la muerte de esta mujer y de Maureen Ada Otuya.

Juan Carlos Aguilar, de 47 años, detenido el pasado domingo, ingreso en prisión el pasado miércoles como presunto autor de las muertes de ambas mujeres, mientras la Ertzaintza continúa las investigaciones para determinar si cometió más crímenes.

 

Temas relacionados