Concejal José Juan Rodríguez será recluido en La Picota

Según la Fiscalía el cabildante amañó contratos de obras públicas con el fin de favorecer a sus amigos.

En la cárcel La Picota de Bogotá será recluido el concejal José Juan Rodríguez, investigado por su participación en el llamado 'carrusel de la contratación’.

Para la Fiscalía hay evidencias muy serias de que el cabildante habría construido un ‘equipo’ en el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) para favorecer a un empresario amigo suyo, Andrés Jaramillo López, con la adjudicación de jugosos contratos relacionados con la Fase III de Transmilenio. Por ello, el miércoles le imputó al cabildante cuatro cargos por un supuesto interés indebido en la celebración de contratos, dentro del escándalo del carrusel de la contratación que tiene en la mira de la justicia a otros miembros del Concejo de Bogotá.

A José Juan Rodríguez lo señaló inicialmente Inocencio Meléndez - exdirector del IDU y uno de los primeros implicados en el carrusel de la contratación-, quien aseguró que el concejal manejaba a su antojo el Instituto para la época en la que se estaban adelantando de los tres multimillonarios contratos viales en la capital de la República.

Indicó que "el concejal de mayor influencia y poder en el IDU era el doctor José Juan Rodríguez. Es más la doctora Liliana Pardo le consultaba la designación del equipo directivo y él con el contratista Julio Gómez decidía a quién nombrar dentro del Instituto". Dijo en su momento que Rodríguez era el "cerebro" del carrusel de la contratación vial en el Distrito.

“El cerebro de las cesiones de contrato de la calle 26 fue el concejal José Juan Rodríguez Rico, y si usted me pregunta quiénes son los responsables de estas actividades es el señor Juan Rodríguez Rico”, aseveró Meléndez, quien ya fue condenado a ocho años de prisión por los delitos de peculado por apropiación, prevaricato y celebración indebida de contratos después de llegar a un preacuerdo, por lo que es considerado uno de los testigos claves de la Fiscalía en todos estos procesos.

Para Meléndez Julio, en reiteradas oportunidades el contratista y el concejal le presentaron hojas de vida a la directora del IDU para que nombrara funcionarios de "manera estratégica" para que tomaran decisiones que los beneficiarán en la adjudicación y los pliegos de los contratos de la fase III de TransMilenio y la reparación de la malla vial.