Condenados cómplices del zar de la chatarra

Juan David Alzate Henao y Julio César Serge Barros eran enlaces de James Francisco Arias Vásquez, comúnmente conocido como el zar de la chatarra. Los dos hombres fueron condenados por lavado de activos y cómplices de favorecimiento al contrabando.

Gustavo Torrijos

Un juzgado especializado de Cúcuta condenó a Juan David Alzate Henao y Julio César Serge Barros a 61 y 63 meses de prisión, respectivamente. Los dos hombres fueron hallados culpables por los delitos de lavado de activos y cómplice de contrabando en actividades relacionadas con James Francisco Arias Vásquez, conocido como el Zar de la chatarra. Los nombres de estas dos personas empezaron a conocerse desde que Arias Vásquez pactara un preacuerdo para colaborar con la justicia en mayo de este año y así lograr reducir su condena en un 48%.

Después de que los dos hombres aceptaran los cargos que la Fiscalía les había imputado a cambio de reducirles la condena en un 50%, se les otorgó el beneficio de casa por cárcel. Según Medicina Legal, Alzate Henao tiene afecciones coronarias que lo impiden purgar su pena en prisión, mientras que Serge Ramos, al ser padre cabeza de familia, fue cobijado para que cumpla sentencia en su domicilio.

El próximo 6 de septiembre un juez verificará el preacuerdo que el zar de la chatarra hizo con la Fiscalía para aclarar el desfalco de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian). Las investigaciones de la Fiscalía señalan que Arias Vásquez apenas sería apenas un componente de la maquinaria que defraudaba al Estado por medio de contrabando de material ferroso desde Venezuela y de recobros ilegales a la Dian.

Dentro de ese preacuerdo, en el que Arias entregó 273 bienes avaluados en más de $300 mil millones, la Fiscalía pidió que sea condenado a 10 años de prisión por los delitos de concierto para delinquir, contrabando, lavado de activos, falsedad en documento privado y enriquecimiento ilícito. El acuerdo también contempla que el zar de la chatarra pague 50.000 salarios mínimos ($35 mil millones, aproximadamente) como parte de la reparación a la víctima de sus delitos, es decir, la Dian.

Por el grueso calibre de las declaraciones que tendría el zar de la chatarra, las cuales incriminarían a otros empresarios que se lucraron defraudando al Gobierno, el procurador asignado al caso le pidió al juez que se aumentaran las medidas de seguridad para Arias Vásquez.