Condenan a 10 años de prisión a Javier Velasco por violación a trabajadora sexual

Esta es la tercera condena contra el hombre quien ya fue sentenciado por el crimen de Rosa Elvira Cely y la violación de sus dos hijas biológicas.

El juez 17 de conocimiento condenó a 10 años de prisión a Javier Velasco por su participación en la tortura y violación a una trabajadora sexual en hechos registrados el 3 de agosto de 2008 en el norte de Bogotá.

Velasco Valenzuela aceptó en una audiencia celebrada hace tres semanas su responsabilidad en el delito de acceso carnal violento hecho que le valió una rebaja en la pena interpuesta que en un principio fue tasada en 180 meses (15 años).

En la decisión judicial se indicó que existieron elementos materiales suficientes para indicar que Velasco Valenzuela es responsable del delito de acceso carnal violento agravado.

Igualmente no se le concedió ningún mecanismo sustitutivo de la libertad en contra del hombre quien se encuentra recluido en la cárcel Modelo de Bogotá.

Los representantes de la Fiscalía y la Procuraduría manifestaron que no presentarán apelación ante la decisión judicial, mientras que la defensa del procesado indicó que presentará dicho recurso en los próximos días.

Según la Fiscalía, el hombre de 32 años habría buscado los servicios de la prostituta en la calle 100 con carrera 15. En ese momento la mujer accedió a tener relaciones sexuales con la única condición de que usara preservativo.

Poco tiempo después, pese a que ya habían comprados los condones en una droguería cercana al lugar, Velasco Valenzuela aseguró que no lo iba a utilizar, hecho que molestó mucho a la trabajadora sexual quien se negó a estar con él.

Ante esto, el hombre enfurecido la golpeó en reiteradas oportunidades y abusó sexualmente de ella. “La golpeó, la ahorcó hasta el punto que la mujer manifestó que veía borroso y sentía que se desmayaba. Le quita la ropa, la besa por todo el cuerpo y la toca”.

Debido a la fuerza del hombre, la mujer indefensa no se podía mover. Al ver esto, Velasco obligó a la víctima para que le practicara sexo oral y luego la penetró.

“Después de eso usted (refiriéndose al implicado) le dice que no encuentra el casco de la moto y le pide que lo ayude a buscarlo. Al no encontrarlo volvió a golpear a la mujer y luego la abusó otra vez”.

Luego, la mujer herida por los golpes propinados por Velasco le pide que le ayude a conseguir un taxi “con el único fin de poder emprender una persecución contra su violador”. Cuando está en el vehículo la trabajadora sexual, cuyo nombre permanece en reserva, le manifestó al taxista lo ocurrido por lo cual este le anunció a sus compañeros quienes emprendieron la búsqueda.

Pocas cuadras después, los taxistas rodearon y capturaron a Velasco, no sin antes propinarle una fuerte golpiza. Después de eso, fue presentado ante las autoridades para que lo judicializaran, sin embargo el juez de garantías consideró que la captura había sido ilegal y por eso fue dejado en libertad.

El pasado mes de diciembre, una juez condenó a Velasco Valenzuela a 48 años de prisión por su responsabilidad en los actos de tortura y violación y muerte de la señora Rosa Elvira Cely, en hechos registrados en mayo del año pasado en en el parque Nacional en la capital de la República.

Igualmente hace un mes y medio fue condenado a 36 años de prisión por el abuso sexual de sus dos hijas biológicas menores de edad.