Condenan a 16 años de prisión a coronel de la Policía por narcotráfico

Nelson Enrique Mestre Ponce, quien estaba adscrito a la Policía Antinarcóticos, aceptó su responsabilidad en tres cargos imputados por la Fiscalía General.

Arrchivo

El coronel de la Policía (r) Néstor Enrique Mestre Ponce fue sentenciado a 16 años y cuatro meses de prisión tras aceptar mediante un preacuerdo su participación en los delitos de narcotráfico, cohecho propio y cohecho por dar u ofrecer.

El oficial, quien se encontraba adscrito a la Policía Antinarcóticos, fue señalado por la Fiscalía General de hacer parte de una organización transnacional dedicadas al tráfico de drogas entre Colombia, Holanda y Alemania.

Según la investigación el oficial tuvo participación y conocimiento frente al cargamento superior a las 6 toneladas de cocaína el cual fue incautado en abril de 8 de abril de 2014 en el puerto de Cartagena. (Ver Aceptan retiro del servicio de coronel investigado por pertenecer a red de tráfico de drogas)

El cargamento, que fue encontrado en un contenedor de piña en trozos, estaba avaluado en 691 millones de dólares. El entonces subcomandante de la Policía del Cauca, que era conocido con el alias de ‘El Papa’, era parte fundamental de esta organización.

Su labor consistía en contactar a agentes de la policía con el fin de permitir el paso de los estupefacientes por los puertos de Cartagena. Para esto daba órdenes a un grupo de uniformados para que identificaran el cargamento y le dieran vía libre.

Las autoridades establecieron incautado fue cargado en una bodega del barrio Kennedy y posteriormente transportado hacia la ciudad de Cartagena, donde funcionarios de la Policía Nacional, entre ellos, el coronel Néstor Enrique Maestre Ponce, entonces comandante de la Región 8 de la Policía Antinarcóticos y dos policías que se desempeñan como analistas de la Sociedad Portuarias intercedieron para facilitar la salida de los containers cargados con droga.

Con el fin de dar apariencia de legalidad a los cargamentos de sroga, la organización delincuencial buscó una empresa creada y constituida legalmente con documentos ante los organismos del estado (Notarias, Cámara de Comercio y Dian); que de igual manera debía cumplir ciertos parámetros comerciales, como era un récord de exportaciones, contar con una oficina para la visita de las autoridades, un gerente que estuviera como cabeza visible de la empresa, y personas que colaboraran para que esas exportaciones sin que se despertara sospecha de esas operaciones.

Esta empresa, acorde a las pretensiones de la estructura criminal, realizó varias exportaciones de productos comestibles (aceite de palma y piña en almíbar), y creó una página web para dar apariencia de ser una empresa altamente exportadora, generando credibilidad ante el comercio.