Condenan a 21 años de prisión a alias 'Don Mario'

El excomandante paramilitar reconoció su responsabilidad en los hechos que rodearon el asesinato y desplazamiento forzado de varios miembros de una familia en Montelíbano (Córdoba).

El excomandante paramilitar Daniel Rendón Herrera, alias ‘Don Mario’ fue condenado a 21 años de prisión por su responsabilidad en los hechos que rodearon el desplazamiento forzado de una familia en el municipio de Montelíbano (Córdoba) entre los años 2008 y 2009. El exjefe de las AUC aceptó su participación por medio de un preacuerdo con la Fiscalía con lo que obtuvo una rebaja de pena.

Según la investigación por orden de ‘Don Mario’ los paramilitares amenazaron a una familia de campesinos a las que acusaron de colaborar con el Ejército en la erradicación de cultivos ilícitos en el corregimiento de Tierradentro. En las amenazas, firmadas por las Águilas Negras se les obligaba a abandonar sus finca para proteger sus vidas.

Los campesinos tuvieron que abandonar la zona y sus cultivos de arroz, yuca, plátano y maíz. El hermano del labriego posteriormente recibió también amenazas por parte del mismo grupo paramilitar para que les entregara 200 millones de pesos y una camioneta de alta gama para no atentar en contra de su integridad y su vida. Esta situación lo obligó a salir también de la zona.

El 17 de febrero de 2009 el jornalero fue asesinado por un grupo de sicarios. Su hermano, continuó recibiendo amenazas hecho por el cual tuvieron que desplazarse nuevamente hacia Bogotá. En la capital de la República los hostigamientos siguieron. (Ver “Don Mario”, a la sombra de la extradición)

La Fiscalía General estableció que las ‘Águilas Negras’ desplazaron a siete núcleos familiares conformados por 26 personas, 11 de ellas menores de edad. ‘Don Mario’ fue sentenciado por los delitos de homicidio agravado, desplazamiento forzado, extorsión agravada y porte ilegal de armas de fuego en calidad de determinador.

El exjefe paramilitar, quien fue excluido de los beneficios de Justicia y Paz por continuar delinquiendo, tiene en su haber dos sentencias de 33 años y 20 años de prisión por 45 conductas delictivas en el Urabá antioqueño. En los hechos materia de investigación fueron asesinadas 23 personas, tres de ellas adscritas al Guala de la Policía.