Condenan a 72 meses de prisión a teniente de la Policía por nexos con 'hacker' Sepúlveda

El uniformado le habría entregado información reservada con inteligencia militar al experto en informática.

Un juez de conocimiento de Bogotá condenó a 72 meses de prisión al teniente de la Policía, Michael Andrés Usme Charry en el proceso penal que se le adelantó por haber entregado información reservada y confidencial al ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda Ardila.

El uniformado, quien se encuentra con medida de aseguramiento, aceptó su responsabilidad en los delitos de cohecho propio, falsedad material en documento público y peculado, por la información de inteligencia militar que le entregó al experto en informática.

Según la información, Sepúlveda Ardila se habría reunido en diferentes oportunidades con miembros de la Policía para recibir y entregar la información obtenida mediante la interceptación de correos electrónicos a un grupo determinado de personas.

Esta información habría sido recolectada en la denominada Sala Andrómeda, la cual operaba bajo el conocimiento del Ministerio de Defensa y la Policía Nacional, en un restaurante fachada en el sector de Galerías en la capital de la República.

El director del CTI, Julián Quintana manifestó que se pudo comprobar dentro de la investigación que el oficial “era quien vendía información confidencial de la policía, vendía antecedentes judiciales, vendía archivos confidenciales de las fuerzas armadas y también se dedicaba a eliminar antecedentes judiciales”.

Igualmente el teniente le proporcionaba vehículos de la Policía Nacional al ‘hacker’ “para que se transportara y pudiera hacer diligencias de tipo personal y también de tipo ilegal”. El jefe del Grupo Antiterrorismo de la Sijin Bogotá se encuentra desde el pasado 26 de febrero privado de su libertad en un centro de reclusión especial.

El juez además le ordenó el pago de una multa de 39 salarios mínimos legales vigentes, y una inhabilidad de 55 meses para ejercer cargos públicos. Además le negó el beneficio de la detención domiciliaria.

Por los nexos con el ‘hacker’ Sepúlveda se encuentran procesados otros cinco oficiales y suboficiales de la Policía quienes le habrían facilitado la entrega de información de carácter reservado.

Sepúlveda Ardila fue condenado a 10 años de prisión por su participación en la interceptación de correos electrónicos de los negociadores de la guerrilla de las Farc en el proceso de paz.

Tras la firma de un preacuerdo, el ‘hacker’ aceptó su participación en cinco delitos imputados por la Fiscalía General y además se comprometió a colaborar con las autoridades en las investigaciones.