Condenan al Ejército por dejar abandonada granada que mató a un menor de edad

El Consejo de Estado determinó que se presentaron graves fallas por parte de la Institución.

La Sección Tercera del Consejo de Estado condenó a la Nación condenó a la Nación al pago de una millonaria indemnización por la muerte de un menor de edad que manipuló una granada que encontró en zona rural del municipio del Santuario (Antioquia) en el año 2000, donde se produjo un enfrentamiento con la guerrilla. En el hecho otro niño resultó gravemente herido.

En el debate jurídico se determinó que se presentó una falla al no remover del lugar el artefacto explosivo, violando así los convenios internacionales, especialmente el de Ginebra, suscrito por Colombia, y el cual obliga a la remoción de artefactos explosivos de los lugares donde se desarrollen operativos y de zonas sobre las cuales la Fuerza Pública tenga el control.

La Sala explicó que era obligación de las tropas del Ejército limpiar la zona donde se desarrolló el enfrentamiento porque logró el control del lugar. Sin embargo, como no se hizo así y el artefacto abandonado lesionó a los menores, el daño sufrido por los menores es atribuible al Ejército.

En su defensa, la entidad demandada señaló que no era responsable por cuanto la granada fue abandonada por el grupo armado ilegal y quienes la hicieron explotar fueron los menores. Sin embargo, la decisión señala que aunque se pudo probar que la guerrilla portaba granadas, no se acreditó que la que explotó y ocasionó las lesiones a los menores hubiese sido abandonada por dicho grupo.

En el fallo se determinó que la culpa no puede atribuirse al menor que encontró el arma, pues la manipulación de la granada no fue la causa exclusiva de las lesiones sufridas por el menor, sino que también fue el abandono del artefacto explosivo después del operativo militar.