Condenan a Don Mario a 20 años de cárcel por 63 crímenes

Daniel Rendón Herrera fue sentenciado por un juzgado de Villavicencio luego de que se demostrara que fue el responsable de una decena de homicidios cometidos en el Meta por los paramilitares entre 2002 y 2004.

Daniel Rendón Herrera está retenido en el búnker de la Fiscalía. / Archivo

El exjefeparamilitar Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, recibió una nueva condena por 63 crímenes que cometió cuando estuvo comandando el bloque de los Llanos Orientales de las autodefensas. Don Mario fue sentenciado a pagar 20 años de prisión y una multa de 6.868 salarios mínimos, es decir, $4.700 millones, por la decena de asesinatos y desapariciones que ordenó cuando fue el emisario de los hermanos Castaño en el departamento del Meta.

Don Mario aceptó su responsabilidad ante el juzgado primero penal del circuito especializado de Villavicencio, luego de que fuera expulsado de Justicia y Paz en septiembre de 2013. Fueron seis municipios en el Meta en los que Rendón Herrera impuso su mando. La Fiscalía logró demostrar que entre 2002 y 2004 Don Mario fue responsable –por ser el máximo jefe en la línea de mando– de la desaparición y la muerte de 36 personas en El Castillo, 13 personas en San Juan de Arama, seis en Puerto Lleras, cuatro en Vistahermosa, dos en Fuentedeoro y otros dos en Lejanías.

Al excomandante de las autodefensas, que también fue fundador de los Urabeños junto a los hermanos Úsuga tras la desmovilización paramilitar, lo responsabilizaron por los delitos de homicidio, hurto, desaparición forzada, secuestro y desplazamiento forzada. Además, se determinó que de las 63 personas asesinadas y desaparecidas 52 eran hombres, 10 mujeres y una menor de edad.

La mayoría de estas víctimas, según los análisis de Medicina Legal, murieron por impactos de bala en su cabeza y tórax. Don Mario llegó a los Llanos Orientales a finales de los años 90 por orden de los hermanos Castaño. El objetivo era consolidar las alianzas con Miguel Arroyave y controlar la región que estaba en medio de una guerra a muerte. Rendón Herrara continúo en la zona hasta la muerte de Arroyave y posteriormente regresó al Urabá antioqueño.

En 2005, luego de iniciado el proceso de desmovilización de los paramilitares, Don Mario aseguró que fundó las Autodefensas Gaitanistas de Colombia –luego Urabeños, clan Úsuga y hoy denominados el clan del Golfo– por orden de Vicente Castaño y porque supuestamente el Gobierno los había traicionado. En 2009 fue capturado, luego excluido de Justicia y Paz por seguir delinquiendo desde prisión y pedido en extradición por Estados Unidos. Actualmente está recluido en las celdas del búnker de la Fiscalía.

Don Mario también tiene que pagar otras dos condenas. Una de 21 años de cárcel por los delitos de homicidio y desplazamiento forzado en hechos ocurridos Montelíebano (Córdoba) y otra a 33 años de prisión por el asesinato de cinco personas, entre ellas, tres miembros del Gaula de la policía que operaba en Urabá.