Condenan a exfiscal por exigir dinero para acelerar una investigación

El Tribunal Superior de Bogotá tiene lista la sentencia contra Luis Eduardo Sanabria Trujillo, quien participó en la exigencia de dinero a una mujer para encontrar a los responsables del robo del que fue víctima en 2007. Monto de la condena se conocerá el próximo miércoles.

Por esta investigación también fueron detenidos Romel Polanco Padilla y Juan Carlos Soto, quienes tenían la misión de recoger el dinero. Pixabay

Este lunes, el Tribunal Superior de Bogotá emitió fallo condenatorio contra el exfiscal de Bogotá Luis Eduardo Sanabria Trujillo, quien, según la Fiscalía, participo en la exigencia de siete millones de pesos a una mujer para acelerar una investigación por un robo de $22 millones del que fue víctima en el 2007.

El exfiscal fue detenido en el marco de una investigación que también comprometió al exfuncionario Romel Polanco Padilla, quien fue detenido en flagrancia a mediados de junio de 2008 por la Dijín de la Policía, cuando recibía de forma ilegal los siete millones como pago por acelerar dicha investigación. Igualmente, el particular Juan Carlos Soto fue investigado por estos hechos.

La historia inició cuando una comerciante de Bogotá fue víctima de un hurto de $22 millones el 14 de marzo de 2007. La mujer puso la denuncia ante la Fiscalía, pero, como pasaron varios meses y no obtuvo respuesta, acudió ante el fiscal Sanabria Trujillo, quien le habría hecho la exigencia de los siete millones para acelerar el proceso.

Indignada, grabó una conversación que habría sostenido con el exfiscal, para demostrar que lo que estaba diciendo era verdad y la entregó a los investigadores de la Dijín. Luego hizo parte de un operativo que se efectúo el 18 de junio donde fue a entregar el dinero que le era exigido por acelerar la investigación.

Ese día, de acuerdo con el ente investigativo, fueron detenidos Romel Polanco Padilla y Juan Carlos Soto, quienes tenían la misión de recoger el dinero, que les fue entregado en un paquete en un centro comercial de la carrera 30 con avenida 19, muy cerca del Complejo Judicial de Paloquemao.