Condenan a la Nación por ataque de las Farc a estación de Policía de Caicedonia

En los hechos una menor de edad recibió un disparo que le ocasionó paraplejia.

EFE

La Sección Tercera del Consejo de Estado condenó a la Nación, presentada en el Ministerio de Defensa y la Policía Nacional, por las heridas que sufrió una menor de edad durante el ataque de las Farc a la estación de policía del municipio de Caicedonia (Valle del Cauca) el 23 de junio de 1995.

En el enfrentamiento entre los subversivos y los uniformados la niña fue alcanzada por un proyectil de un arma de fuego que le causó serias lesiones y le provocaron “paraplejia de causa permanente”. Pese a que no se estableció de cuál de los dos bandos provino el disparo el alto tribunal consideró que existió una falla en el servicio por las partes demandadas.

“Los policías no impartieron órdenes ni tomaron ninguna decisión para repeler la incursión subversiva. De hecho, aun contando con armamento específico para enfrentar este tipo de situaciones no le dieron uso”, señaló la Sala teniendo en cuenta informes de la misma Institución para la época de los hechos.

Y es que en el debate jurídico se consideró que existen testimonios que permiten inferir que los pobladores temían por la incursión de los grupos guerrilleros que delinquían en la región, no se tomaron las medidas necesarias para aumentar la protección de la población civil y de los uniformados.

“No se puede pretender que la Policía establezca con exactitud la fecha y la hora en la que se presentará un ataque guerrillero” –advirtió el Consejo de Estado- en el caso materia de estudio no se puede hablar de “un ataque completamente sorpresivo” puesto que existían alertas frente al posible ataque de dicho grupo armado ilegal.

Para el tribunal de lo contencioso administrativo se presentó una falla en el servicio por parte de la Policía puesto que “conociendo la posibilidad de un atraque subversivo y estando en capacidad de evitarlo no se desplegó un operativo”. Ante esto se admitieron las pretensiones de la acción y se ordenó el pago de una indemnización.

La Sala igualmente rechazó los argumentos esgrimidos por las partes demandadas, que consideraron que “concurrió culpa de la víctima, ya que fue ella quien por instrucción de su padre, corrió en dirección contraria a su casa y se expuso imprudentemente al riesgo, que posteriormente se materializó”.

“Con su omisión facilitó la ocurrencia del atentado y en esta medida desprotegió a la población, abriendo paso a un riesgo que se materializó en las serias heridas que sufrió la menor de edad”, señaló el alto tribunal. Con esta decisión se modificó el fallo emitido por la Sala de Descongestión para los Tribunales del Valle, Quindío, Cauca y Nariño.