Condenan a la Nación por ataque subversivo a la estación de Policía de Florida (Valle del Cauca)

El Consejo de Estado ordenó el pago de una indemnización a un hombre que resultó herido en el cruce de disparos entre las Farc y los policías.

La Sección Tercera del Consejo de Estado condenó a la Nación, representada en el Ministerio de Defensa y la Policía Nacional, al pago de una indemnización por los daños morales y materiales que sufrió Juan Carlos Campuzano, quien perdió su ojo derecho en el marco de un enfrentamiento entre la Policía y un grupo subversivo.

Los hechos se registraron a la 1:50 de la mañana del 9 de junio de 2000 cuando Campuzano Chávez se movilizaba en su vehículo hacia su residencia. Cuando estaba llegando sintió el estallido de una carga explosiva en el camino y posteriormente el inicio del ataque de un grupo de subversivos contra la estación de policía del municipio de Florida, Valle del Cauca.

El vehículo recibió varios disparos en el parabrisas en el cruce de disparos entre las dos partes. Una de las esquirlas se incrustó en su ojo derecho causándole una grave herida en su cornea. El grupo armado, conformado por cerca de 150 hombres atacaron el vehículo por lo que se vio obligado a emprender la huida y buscar refugio en el lugar de residencia de sus familiares.

Al día siguiente tuvo que ser trasladado al Hospital Benjamín Barnes del municipio, sin embargo, debido a la gravedad de las heridas se ordenó que fuera atendido en el Hospital Universitario en la ciudad de Cali. En la demanda se presentaron los diagnósticos médicos en los que se establece la “deformidad física que afecta el rostro, perturbación funcional del órgano de la visión”.

Pese a que no se puede determinar de dónde provino el disparo se determinó que existió un riesgo en contra de los pobladores quienes fueron puestos en una situación de riesgo, hecho por el cual existe una responsabilidad patrimonial y administrativa del Estado.

La Sala señaló que “resulta irrelevante determinar la autoría del causante del daño para imputar responsabilidad, desde la magnitud anormal o especial del daño que da lugar a la reclamación resarcitoria, independientemente de la naturaleza del hecho que la causó”.

“Si bien el enfrentamiento entre las fuerzas del orden y los delincuentes puede resultar legítimo
, la víctima no tiene por qué soportar los prejuicios surtidos en tales circunstancias, independientemente de quién las haya causado”, señaló el alto tribunal al reiterar jurisprudencia sobre este tipo de casos.

“Impone a la Sala la necesidad de declarar la existencia de responsabilidad en cabeza de la demandada, por cuanto la obligación indemnizatoria que se deduce proviene del imperativo de protección de la víctima en aplicación de los principios de justicia y equidad y, por cuanto para la víctima injustamente afectada, el daño irrogado entrañó un claro rompimiento de las cargas públicas que normalmente debían soportar”, precisa uno de los apartes de la sentencia.

Debido a la violencia del ataque, fueron destruidos las entidades bancarias, los locales comerciales y residencias aledañas. Informes de inteligencia allegados por la parte demandada permitieron establecer que la acción subversiva fue cometida por el Frente VI de las Farc y el Jaime Bateman Cayón de dicho grupo que delinquía en la zona.

El tribunal de lo contencioso administrativo indicó que las lesiones que sufrió el demandante fueron causadas por un artefacto explosivo mientras se presentaba una confrontación entre las Fuerzas del orden y un grupo subversivo. Con esta decisión se modificó el fallo emitido por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca.

 

últimas noticias