Condenan a ocho años de detención domiciliaria a "falso testigo" del caso Colmenares

Wilmer Ayola reconoció que le faltó a la verdad a la justicia cuando acusó a un grupo de personas de participar en una mortal golpiza al joven Luis Andrés Colmenares Escobar.

El juez 29 de conocimiento condenó a ocho años de detención domiciliaria a José Wilmer Ayola Lesma en el proceso penal que se le adelantó por haberle faltado a la verdad a las autoridades judiciales en la investigación que se adelantaba sobre los hechos que rodearon la extraña muerte del joven Luis Andrés colmenares Escobar el 31 de octubre de 2010.

El funcionamiento judicial tuvo en cuenta el hecho de que mediante la figura de preacuerdo el procesado aceptó su responsabilidad en los delitos de fraude procesal, falso testimonio y fraude a subvención por los que fue acusado formalmente por la Fiscalía General acordando una pena privativa de la libertad de 96 meses.

En este sentido manifestó que Ayola Lesma actuó con dolo puesto que conocía perfectamente que lo que le estaba diciendo a las autoridades judiciales no correspondían a la verdad. "Afirmó como verdadero un hecho que era falso. Hizo caer en error a jueces de garantías, fiscales e investigadores", precisó el juez de conocimiento.

Para el funcionario judicial que la conducta del procesado mereció el reproche de la justicia puesto que en el acuerdo pactado se indicó que en cuatro oportunidades le aseguró a los fiscales (11 de la Unidad de Vida y cuarta delegada ante la Corte) que conocía la verdad sobre los hechos materia de investigación pese a que esto no era así.

El juez también le ordenó el pago de una multa de 77 millones de pesos y lo inhabilitó para ocupar cargos públicos por 116 meses y 67 días. Ayola Lesma igualmente se comprometió a pagarle a la Unidad de Protección de la Fiscalía los tres millones restantes del costo de manutención y vigilancia cuando estuvo asociado al programa por presuntas amenazas contra su integridad personal y la de su compañera sentimental.

En este punto manifestó el representante de la Dirección de Protección y Asistencia de Víctimas y Testigos de la Fiscalía que el procesado llegó a un acuerdo para pagar mediante 12 cuotas mensuales la suma de 262 mil pesos para pagar la deuda que aún existe con el ente investigador referente a los gastos que hizo en dos periodos entre junio y septiembre de 2012 y noviembre y diciembre del mismo año.

Finalmente el funcionario judicial no aceptó la solicitud de la Fiscalía General, la Procuraduría General y los representantes de víctima (Carlos Cárdenas, Laura Moreno y Jessy Quintero) para que Ayola pagara su condena en la cárcel La Picota de Bogotá. Considerando que se cumplen los requisitos legales ordenó su traslado al respectivo domicilio del acusado bajo la modalidad de brazalete electrónico.

El procesado fue capturado en enero de 2013 por orden de la fiscal cuarta delegada ante la Corte, Martha Lucía Zamora quien consideró que existían contradicciones y omisiones en su dicho el cual fue descartado después de una serie de pruebas que permitieron inferir que nunca estuvo en el lugar de los hechos que hizo mención puesto que en ese momento estaba laborando en el otro extremo de la ciudad.

La declaración de Ayola fue la base para solicitar la captura de Carlos Cárdenas Gómez, a quien señaló de haberle propinado dos botellazos a Colmenares Escobar cuando se encontraba en estado de indefensión en cercanías al parque El Virrey en el norte de Bogotá. Igualmente aseguró que amigos del joven lo habían buscado minutos más tarde y le dieron una suma de dinero para que no contara lo sucedido.

Este testimonio fue avalado por un juez de garantías quien envío a la cárcel La Modelo de Bogotá, lugar donde estuvo recluido en la misma celda con Javier Velasco por más de un mes.