La investigaciones continúan contra otros directivos

Condenan a ocho años de prisión a dos directivos de Estraval

Rosalba Fonseca e Iván Castiblanco, representante legal y cofundador de la sociedad, respectivamente, tendrán que pagar una pena de ocho años de prisión. Fernando Joya Rodríguez, gerente, fue condenado a dos años de prisión y está a la espera de un principio de oportunidad con la Fiscalía para ser testigo.

Fiscalía busca condenar a cofundadores y directivos de Estraval. Archivo particular.

El Juzgado Octavo Especializado de Bogotá, sobre las 4:30 de este lunes, condenó a ocho años de prisión a Rosalba Fonseca e Iván Castiblanco, representante legal y cofundador de la sociedad Estraval, respectivamente, por los delitos de captación masiva habitual, enriquecimiento ilícito, falsedad en documento público y estafa. (Le podría interesar: Fidupaís, el eslabón perdido del caso Estraval)

Estraval, la denominada pirámide que se construyó sobre la base de pagarés de libranzas falsos y que prometía rendimientos altos en tasas de interés, también dejó otro condenado: Fernando Joya Rodríguez, gerente de esa sociedad. Sin embargo, Joya solo fue condenado por el delito de estafa y está a la espera de un principio de oportunidad por los otros tres delitos. Además, será testigo de la Fiscalía en este caso. 

Según las investigaciones, los dueños de Estraval (Juan Carlos Bastidas, César Mondragón Vásquez y José Iván Castiblanco) lograron tomar el control de, por lo menos, ocho cooperativas que se encargaban de generar los créditos de libranza que Estraval les vendía a sus inversionistas de forma ilegal, pues varios de estos pagarés estaban en mora, cancelados o sin un respaldo real —es decir, no existía el crédito—. (En contexto: El top de “tumbados” en Estraval)

En agosto de 2015, la Supersociedades alertó sobre las posibles irregularidades y abrió una investigación contra Estraval a raíz de los reclamos de los inversionistas por la falta de pago. Ante los problemas financieros, se ordenó su liquidación en junio de 2016. Se nombró a Luis Fernando Alvarado como liquidador y fue entonces cuando se descubrió que los encargados de Estraval habían manipulado los pagarés para venderlos ilegalmente, generar mayores ingresos y dar funcionamiento a su esquema piramidal.

Fue así que la Fiscalía entró a investigar y capturó a los tres dueños (Bastidas, Mondragón, Castiblanco), a la representante legal, Rosalba Fonseca —a quien el ente investigativo señaló de estructurar todo el negocio y autorizar la venta de los pagarés adulterados—, y a tres de sus gerentes: Fernando Joya Rodríguez, Ángela Marina Daza Saavedra y Pedro Harold Carvajal. (Lea: Una sospechosa movida de bienes)

La Fiscalía descubrió que Estraval creó un “modelo de banca a la sombra”, en el que constituyó empresas para no dejar nada al azar. Así, creó Técnicas Financieras en el año 2000, que se encargó del estudio y la aprobación de los créditos que otorgaban las ocho cooperativas que Mondragón, Bastidas y compañía tenían bajo su control: Coonalrecaudo, Coopsanse, Coopsonal, Coopdesol, Cooprosol, Cooperativa Emilio’s, Cooprea, Cooperativa Multiactiva Credifap y Cooppijao. Hoy, varias de ellas están en proceso de liquidación tras descubrirse las irregularidades.