Confirman muerte de alias Uriel, comandante del Eln, tras operación militar en Chocó

Noticias destacadas de Judicial

Andrés Felipe Vanegas Londoño, alias Uriel, murió esta mañana en una operación de asalto aéreo y terrestre de las Fuerzas Militares en el municipio de Nóvita, Chocó. El comandante del Eln era reconocido por su actividad mediática.

Andrés Felipe Vanegas Londoño, alias Uriel, comandante del Eln y tercer jefe del Frente de Guerra Occidental, murió este domingo 25 de octubre, tras una operación de asalto realizada por un grupo de Fuerzas Especiales del comando de las Fuerzas Militares -Ccoes-, en la vereda Barrancocito del municipio de Nóvita (Chocó). Por información que condujera a su captura se ofrecía una recompensa de hasta $500 millones.

La operación de asalto, que fue coordinada tanto de manera aérea como terrestre, tuvo como objetivo atacar directamente el campamento de alias Uriel, quien finalmente murió tras el desarrollo de la ofensiva. Durante la tarde, efectivos de inteligencia del Ccoes verificaron, mediante fotos y dactiloscopia, la identidad de uno de los hombres más buscados por las autoridades colombianas. A las 6:40 p.m. el presidente Iván Duque Márquez confirmó la noticia desde la ciudad de Quibdó (Chocó).

“Quiero informarle al país que el día de hoy se adelantó la operación Odín, en la cual fue abatido el terrorista Andrés Felipe Vanegas, que utilizaba el alias de Uriel. Este criminal fue abatido en una operación meticulosa de inteligencias compartidas del Ejército, Policía, Armada y Fuerza Aérea, además con el apoyo de la Fiscalía” aseguró el presidente Iván Duque, en conferencia de prensa en el Cantón Militar el Caraño, de la capital chocoana, a la que asistió acompañado del Fiscal General de la Nación, el ministro de Defensa y miembros de la Cúpula de las Fuerzas Militares y de Policía.

De acuerdo con el primer mandatario, Vanegas Londoño era responsable de delitos como secuestro, asesinato de líderes sociales, hostigamiento a poblaciones, asesinato de uniformados y, también, reclutamiento de menores para el Eln. “Este es un golpe de suma importancia porque ha caído una de las figuras más visibles de esa organización terrorista, pero además un delincuente que utilizaba las redes sociales para hacer apología del delito”, agregó Iván Duque.

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, señaló a su turno que se trata de "un paso muy importante en la creación de más condiciones de seguridad para lograr la reactivación del país, que es el gran desafío que hoy tenemos”. De acuerdo con el jefe de cartera, las fuerzas militares seguirán trabajando por la seguridad de los colombianos en todas las regiones del país.

El Comandante General de las Fuerzas Militares, Luis Fernando Navarro, aseguró además que es una "clara demostración de que tenemos estrategia y planes para combatir estas organizaciones que atentan contra la seguridad de los colombianos. Las capacidades militares que se emplean son para garantizar una mejor seguridad”.

La última vez que el país supo de alias Uriel fue a principios de septiembre, cuando a través un audio difundido en redes sociales la guerrilla se adjudicó los desmanes ocurridos el 9 y 10 de ese mes en Bogotá y Soacha, cuando fueron incinerados 40 CAIs-. Las noches de protestas fueron motivadas, en principio, por la muerte del abogado Javier Ordóñez, quien falleció tras presuntamente ser torturado y golpeado en el CAI Villaluz por los patrulleros Harby Rodríguez y Juan Camilo Lloreda.

En una entrevista dada por alias Uriel a la Agence France-Presse -AFP-, el 19 junio del 2019, el tercer jefe del Frente de Guerra Occidental aseguró que alguna vez fue universitario y, además, se internó en la selva chocoana para formar parte de la nueva generación de comandantes del Eln. En su momento, Vanegas Londoño advirtió que su organización no renunciaría a los recursos que recibe por narcotráfico, ni a tácticas de guerra como secuestro y minado de territorios.

“Son tributos de guerra y como en cualquier otro espacio, cuando no se pagan los tributos, hay privación de la libertad para forzar ese pago”, aseguró a la agencia de prensa francesa. Alias Uriel, quien al momento de la entrevista tenía 40 años, aseguró que las estrategias de guerra utilizadas por el Eln son respuesta a la ofensiva militar del Gobierno, luego de las reputaras de las negociaciones de paz en el mandato de Juan Manuel Santos.

En contexto: Así es el hombre tras el frente de guerra del Eln en Chocó.

El Ejercito de Liberación Nacional -Eln- nació en 1964, en el contexto de la guerra fría entre capitalistas y comunistas, como una organización insurgente de extrema izquierda. Tras el desarme de las Farc, a través del Acuerdo Final de Paz, el Eln pasó a ser la última guerrilla reconocida en Colombia. En el momento cuenta con más de 2.300 combatientes y una red de inteligencia con presencia en 110 municipios del país. Alias Uriel creía que su movimiento, a pesar de los métodos, brindaba esperanza.

“El hecho de mantenerse es la posibilidad de ver un cambio. Es como la lucha que dan algunos contra los transgénicos: crean bancos de semillas (...) Nosotros tenemos una semilla de revolución, tenemos una semilla de transformación social, nuestro legado es cultivarla, es mantenerla, es reproducirla”, aseguró en la entrevista.

Por último, alias Uriel, en aquella oportunidad, dejó en manos del presidente Iván Duque una nueva negociación de paz. “La pelota la tiene el gobierno, es su decisión si los diálogos no se reanudan”, le dijo a AFP. Sin embargo, el Gobierno tomó otro rumbo luego de que la guerrilla se adjudicase el atentado contra la Escuela General Santander, el 17 de enero de 2019.

Le puede interesar: ELN se atribuye la autoría del atentado contra la Escuela General Santander.

El ataque del Eln contra la fuerza pública dejó, en principio, un saldo de 20 muertos, incluido el atacante suicida José Aldemar Rojas, y 68 heridos en las instalaciones de la Escuela de Cadetes de la Policía. La guerrilla aseguró que la operación era lícita, dado que no hubo “ninguna víctima no combatiente”. Por su parte, el presidente Iván Duque ordenó reactivar las ordenes de captura contra 10 miembros del ELN que integraban las negociaciones de paz en Cuba, durante el gobierno anterior.

De acuerdo con información de la periodista Andrea Aldana, quien es reportera freelance, durante el operativo contra el campamento de alias Uriel había una niña de 10 años y un niño de 6 años que, según sus fuentes, habrían visitado a un familiar al momento de la ofensiva militar. La comunicadora asegura que hizo pública la información por petición de los familiares de los menores, quienes estarían desaparecidos tras el ataque contra el campamento de alias Uriel.

Comparte en redes: