Consejo de Estado admitió que fallos son susceptibles a tutelas

Únicamente en los casos en los que se argumente violación a los derechos fundamentales.

Después de 20 años de un riguroso estudio, la Sala Plena Consejo de Estado determinó que los fallos judiciales proferidos en última instancia que emita este alto tribunal serán susceptibles a la radicación de acciones de tutela.

En este sentido, los tutelantes tendrán la obligación de argumentar la violación de los derechos fundamentales, como los son la vulneración al debido proceso, el no derecho a la defensa y el no contar con las pruebas presentadas en el proceso para emitir su fallo.

En la decisión, el Consejo de Estado manifiesta que las personas que consideren que existe una vía de hecho en el fallo derivado de una arbitrariedad del juez pueden presentar una acción de tutela ante el tribunal que tomó dicha decisión.

Según el presidente del tribunal de lo contencioso administrativo, Gustavo Gómez Aranguren, las personas que se sientan transgredidas en sus derechos fundamentales por una decisión judicial pueden presentar un recurso en contra de la misma.

"Un ciudadano que encuentra que una decisión judicial viola un derecho fundamental puede recurrir contra esa sentencia en una tutela, claro está que la aplicación de la procedencia de la tutela está condicionada a que esa sentencia viole efectivamente un derecho fundamental", precisó el magistrado.

En este caso, se indica que este tipo de acciones son de carácter extraordinario, indicando que consiste en "una consolidación del modelo de la carta del 91, en materia de la protección constitucional a los derechos fundamentales independientemente de la seguridad jurídica que era como el recuadro doctrinario de la carta del 86 que privilegiaba la seguridad jurídica sobre la vigencia de los derechos fundamentales".