Consejo de Estado deja en firme investidura de Juan Manuel Galán

El alto tribunal desestimó los argumentos del abogado Ricardo Cifuentes quién fue apoderado de Alberto Santofimio.

La sala plena del Consejo de Estado dejó en firme la investidura del senador del Partido Liberal Juan Manuel Galán luego de una demanda instaurada por Ricardo Cifuentes, quién fue apoderado de Alberto Santofimio, por supuesto tráfico de influencias al momento de aprobar el Código Penitenciario y Carcelario.

La ponencia de la magistrada Carmen Teresa Ortiz asegura que no se logró demostrar la causal de tráfico de influencias y que por tal motivo no estudiará la demanda instaurada contra el legislador.  Santofimio fue condenado a 25 años de prisión por la muerte del candidato presidencial Luis Carlos Galán.

Cifuentes demandó alrededor de junio del 2013 al senador Galán porque, según su criterio, el legislador habría usado su cargo para que el gobierno sacara del proyecto de Código Penitenciario un artículo que le daría a los reclusos mayores de 65 años, entre ellos Alberto Santofimio, la posibilidad de recibir libertad condicional.

Durante la discusión del nuevo Código Penitenciario en el Congreso el senador Juan Manuel Galán denunció la existencia de un “orangután” que se había metido en el referido proyecto de ley para, según él, beneficiar directamente a Alberto Santofimio. La denuncia llevó a que el Gobierno anunciara el retiro del cuestionado artículo y que a su autor, el representante Rubén Darío Rodríguez, tuviera que salir a dar explicaciones.

Rodríguez señaló que no tenía ningún interés en favorecer a Santofimio y que su propuesta la hacía con fines humanitarios. “No puede ser un mico porque no lo he hecho a espaldas de nadie ni lo he presentado a última hora. He venido presentando esa propuesta desde el primer debate, he hecho los análisis, expuesto todos los argumentos y quiero que el Senado la discuta”.

De acuerdo con Ricardo Cifuentes la presión de Juan Manuel Galán fue indebida y constituyó un abuso de su posición, “es perfectamente claro que Juan Manuel Galán, valiéndose de su investidura, influyó con sus declaraciones públicas ante el gobierno, para comprometerlo a impedir que en el trámite del proyecto de ley fuera a prosperar la propuesta hecha por el representante Rubén Darío Rodríguez a fin de satisfacer sus odios e intereses personales”.

Y agregó: "El senador Galán, en ejercicio de su odio enfermizo, prefiere que los adultos mayores que hayan purgado la tercera parte de la pena se queden padeciendo las condiciones inhumanas que se viven en las cárceles colombianas antes de que el doctor Santofimio vaya a quedar en libertad”.