Distrito e IDRD se salvaron de pagarle 8.700 millones de pesos a santa fe

La acción judicial buscaba la reparación integral por los daños causados tras ceder el contrato firmado para la entrega de un terreno en el Parque Simón Bolívar.

La Sección Tercera del Consejo de Estado negó una demanda presentada por Santafé Corporación Deportiva en contra del Distrito Capital de Bogotá y el Instituto de Recreación y Deporte (IDRD). Después de 18 años el tribunal de lo contencioso administrativo le puso punto final a este caso.

El 15 de julio de 1998, Santa Fe Corporación Deportiva presentó demanda en ejercicio de la acción contractual con el fin de declarar la nulidad de los actos administrativos que declararon la caducidad del contrato de administración celebrado el 19 de octubre de 1993.

El terreno, ubicado en el Parque Simón Bolívar de Bogotá, les fue cedido por la administración de Jaime Castro. En ese momento se fijaron una serie de compromisos para el equipo de fútbol como la creación de una escuela de formación para niños, así como la conformación de una infraestructura deportiva.

Para la Corporación Deportiva en la celebración del contrato del lote de 16 hectáreas se cumplieron todos las obligaciones estipuladas, recordando que en el convenio solamente se hacía referencia a un título de mera tenencia. Recuerda que pese a que el convenio tenía un término de 15 años “sin justificación alguna se declaró la caducidad.

Señala que cuatro años después, durante la alcaldía de Antanas Mockus se declaró la caducidad del contrato firmado manifestando que el terreno cedido era de uso público, hecho por el cual no podía ser entregado por el Distrito al equipo de fútbol que es un ente privado.

Debido a estos hechos solicitaba una reparación de los daños materiales que le ocasionó lo que consideran un acción injustificada. Debido a esto presentaron una demanda con la que se buscaba una reparación económica cercana a los 8.700 millones de pesos.

En la acción judicial presentada ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca se pedía la reparación por los daños materiales causados por la caducidad del contrato: “costos asumidos en la construcción, administración y mantenimiento del Polideportivo por concepto de inversiones en adecuación de los terrenos, infraestructura del escenario deportivo, construcción de la escuela de fútbol, costos de cerramiento de los terrenos, pagos del personal administrativo adscrito al escenario deportivo, como es el caso de la vigilancia permanente del lugar, salarios del personal técnico y de capacitación de la escuela".

En el fallo de primera instancia las pretensiones de la Corporación Deportiva fueron rechazadas. Además se declaró la nulidad del contrato firmado. Al resolver la apelación presentada se consideró que pese a que sí existió una falencia al decretar la caducidad del contrato no se pudo demostrar los daños materiales causados con la decisión del mismo.
 

Temas relacionados