Consejo de Estado tumbaría elección del magistrado Francisco Ricaurte

La Sala Plena del alto tribunal tumbó la ponencia que indicaba que mantenía el nombramiento del togado en la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura.

En audiencia en la Sala Plena del Consejo de Estado por lo menos 14 magistrados de esa Corporación estuvieron en desacuerdo con la ponencia de la magistrada Susana Buitrago que mantenía incólume la investidura del actual presidente del Consejo Superior de la Judicatura, Francisco Javier Ricaurte.

Por eso la togada tiene que presentar una nueva ponencia que acoja la posición mayoritaria, por eso Buitrago retiró su ponencia y tendrá que presentar en los próximos días una nueva. En el documento se tendrá que presentar una que acoja los argumentos de la mayoría de la Sala que piden que tumben la elección de Ricaurte porque no cumplió con todo el proceso porque al parecer para ser magistrado de la Judicatura.

En este momento el Consejo de Estado ha dicho que no se va a pronunciar puesto que no hay una decisión definitiva. Sin embargo todo apunta a que la elección de Ricaurte se caería en la nueva ponencia que tendrá que ser estudiada por todos los magistrados de la Sala del tribunal de lo contencioso administrativo.

La demanda fue presentada por Rodrigo Uprimny y Paula Alejandra Rangel Garzón al considerar que se debe anular el acto administrativo puesto que las personas que los togados que lo eligieron tenían un parentesco o relación profesional. (Ver Los nombramientos de Ricaurte)

En este sentido se indica que estos magistrados desconocieron la prohibición de nombrar en un cargo público a una persona que haya intervenido en su elección señalando que varios magistrados que lo eligieron habían sido designados previamente por él o con su participación cuando se desempeñó como magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

“Si la Constitución prohíbe a un funcionario usar su poder de designación para nombrar a familiares de quien intervino en su propia elección, es obvio que, con mayor razón, le está prohibido nombrar a la persona que directamente intervino en su designación”, precisa uno de los apartes de la demanda.

Uno de los principales argumentos indican que al revisar los votos nulos de los magistrados que estaban impedidos para votar por Ricaurte se puede inferir que no se podía alcanzar la mayoría necesaria que exige la Constitución y el reglamento de la Corte Suprema para ser elegido.