Controversia por monumento de Hugo Aguilar en el Parque Nacional del Chicamocha

Noticias destacadas de Judicial

El descubrimiento de un busto en honor al exgobernador de Santander Hugo Aguilar dentro el Parque Nacional del Chicamocha ha provocado una avalancha de críticas, pues se trata de un tributo al político quien se encuentra purgando una condena por parapolítica y es investigado por enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

Los escándalos de corrupción y los procesos judiciales en los que se ha visto envuelto el coronel retirado y exgobernador de Santander, Hugo Aguilar Naranjo, parecen no haber afectado el tributo que se le rinde dentro del Parque Nacional del Chicamocha (Panachi), uno de los espacios de ecoturismo más importantes del país. Se trata de un busto que le hace honor al poderoso político quien, actualmente, se encuentra purgando una condena por parapolítica y es investigado por enriquecimiento ilícito y lavado de activos. (Lea también: Hugo Aguilar paga el precio de andar en Porsche, su libertad condicional fue revocada)

Aunque, según el Panachi, el busto no es nuevo y fue instalado en el parque desde 2006, parece que apenas fue descubierto por visitantes y líderes políticos que ventilaron la presencia de la escultura dentro del parque ecológico. El tema generó una amplia controversia porque, si bien Hugo Aguilar fue quien impulsó y promovió la construcción del Parque, su gestión y actuación como político ha estado manchada por estruendosos escándalos de corrupción de los que no ha salido bien librado. En ese sentido, muchos consideran que la obra es una “vergüenza” para los santandereanos.

“A la entrada del parque Panachi se le ha puesto un busto. Un monumento, una estatua, en homenaje al señor Hugo Aguilar Naranjo, condenado por parapolítica y que está hoy en día recluido en una cárcel. Esto es una vergüenza para todo el departamento de Santander, que al parque más importante del departamento le instalen hoy el busto de un condenado”, señaló el concejal de Bucaramanga, Ferley Sierra quien también se manifestó a través de Twitter.

La polémica fue tal que la Corporación Parque Nacional del Chicamocha emitió un comunicado a través del cual aclaró que “el mencionado busto reposa en las instalaciones del Parque Nacional del Chicamocha desde el 2 de diciembre de 2006, fecha en la que se inauguró el parque, día en el que también fue instalada dicha estructura”. Según directivos del parque la figura ha estado ubicada en diferentes espacios y eso pudo generar la confusión entre los ciudadanos.

“La escultura fue realizada por el maestro Juan José Cabos Roa y fue donada al parque por parte de empresarios de la época. Es decir que la Corporación Parque Nacional del Chicamocha no incurrió en ningún gasto e inversión para la obtención del busto. Esta figura, durante 15 años, ha estado ubicada en diferentes puntos del Parque Nacional de Chicamocha, como en la Plaza de la Banderas, el Museo y ahora se encuentra al lado de la placa de construcción del Parque”, explica el comunicado.

A pesar de la explicación de los directivos del parque, la polémica continúa. Algunos usuarios en redes sociales no consideran que se trate de un asunto grave, mientras que otros piden que el busto del exgobernador sea retirado de uno de los sitios turísticos más importantes de la región. Mientras tanto, Hugo Aguilar, el coronel (r) que se atribuye haber acabado con Pablo Escobar -pues hacía parte del bloque de búsqueda- y padre Mauricio Aguilar, actual gobernador de Santander, continúa purgando una condena por parapolítica y se encuentra en prisión por otra investigación judicial.

Aguilar fue condenado por parapolítica a nueve años de prisión en agosto de 2013, y el 4 de mayo de 2015 obtuvo libertad condicional, pero el beneficio duró poco. Lo que pasó fue que el cuestionado político le había dicho a la justicia que no tenía dinero para pagar la multa de más de $6.000 millones que le impusieron cuando fue sentenciado por parapolítica y luego, en 2017, se le vio por las calles de Bucaramanga, conduciendo un vehículo de alta gama, un Porsche negro convertible. (Le puede interesar: Juez envía a la JEP el proceso de Hugo Aguilar por lavado de activos)

La foto le dio la vuelta al país y desencadenó un escándalo. La Procuraduría pidió que se revocara la libertad del exgobernador, pero el juzgado no aceptó. El asunto terminó en manos de la Corte Suprema de Justicia, ante la cual la Procuraduría alegó que Aguilar “incumplió la obligación de buena conducta a la que se comprometió”. El caso terminó en manos de la Corte Suprema de Justicia que, al igual que el Ministerio Público, encontró que Aguilar incumplió su compromiso de mostrar buena conducta. Así, en diciembre de 2019, el exfuncionario perdió su libertad condicional y fue recluido en el Centro de Reclusión Militar del Batallón de Policía Militar en Bogotá.

La controvertida foto terminó en una nueva investigación contra el exgobernador por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de activos. La Fiscalía lo llamó a juicio argumentando que el político no tenía los soportes para justificar su patrimonio, que superaba los $2.500 millones, y que, incluso, el divorcio con su exesposa, Mónica María Barrera, fue tan solo una estrategia para ocultar sus bienes -y esquivar así el pago de la multa que se le impuso-. Él, por su parte, se declara inocente de las acusaciones en su contra.

Lo último que se conoció sobre este proceso es que, en octubre del año pasado, la jueza tercera especializada de Bogotá aprobó una solicitud que había hecho Aguilar para que la Fiscalía suspendiera la investigación en su contra y remitiera el expediente a la Justicia Especial para la Paz (JEP). Con esa decisión, ahora será esa justicia transicional la que defina si tiene competencia para conocer la investigación sobre enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

Comparte en redes: