'Coronel (r) Plazas Vega no tuvo relación con identificación del personal rescatado del Palacio': Defensa

El abogado del excomandante de la Escuela de Caballería del Ejército señaló que se quiere afectar el debate que se adelanta en la Sala Penal de la Corte Suprema frente a la ponencia que absuelve al oficial en retiro.

Por medio de un comunicado de dos páginas, la defensa del coronel (r) Luis Alfonso Plazas Vega aseguró que los testimonios conocidos en los últimos días frente a la investigación que se adelanta contra el oficial buscan “enrarecer” el debate que se adelanta en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia frente a la ponencia que lo absuelve por los hechos que rodearon la desaparición de un grupo de personas en la operación de recuperación del Palacio el 6 y 7 de noviembre de 1985.

En el documento, el abogado Jaime Granados Peña asegura que existen mentiras y verdades a medias frente a la declaración entregada ante las autoridades por Jaime Buitrago Castro en enero de 2015. “Solo podemos concluir que se trata de un desesperado intento por presionar a la Corte Suprema de Justicia respecto de la decisión que está por tomar”.

Ante esto aclaró que ni el coronel ni ninguno de sus subordinados participaron en las labores dirigidas a identificar y judicializar a las personas que eran rescatadas de la edificación y su traslado hacia el Museo del Florero, rechazando así las declaraciones que señalan a un milita con bigote de haber presionado el interrogatorio de los liberados en el improvisado centro de operaciones.

“Ni el coronel (r), ni la Escuela de Caballería tuvieron relación con la identificación, arresto o judicialización del personal rescatado cuando se sospechaba que pertenecía a la guerrilla, mucho menos con su desaparición”, precisa uno de los apartes del comunicado, en el cual se hace referencia al artículo publicado por ElEspectador en su edición del pasado domingo.

Ante las declaraciones de Buitrago Castro se indica que “el solo hecho de tener bigote, no permite adjudicarle labores que escapaban por completo a sus responsabilidades y atribuciones”. Hecho por el cual rechaza la relación del coronel con la desaparición de la guerrilla Irma Franco y la empleada de la cafetería del Palacio, Ana Rosa Castiblanco.

“La única función que cumplió la Escuela de Caballería comandada por el coronel (r) Plazas Vega los días 6 y 7 de noviembre de 1985 en los trágicos hechos ocurridos en el Palacio de Justicia, fue permitir el ingreso de las Fuerzas Estatales a la edificación mediante el uso de tanques, logrando el ingreso, ayudó en el rescate de rehenes del Palacio, entregándolos en la Casa del Florero a la inteligencia del Ejército y la Policía”, asegura.