Coronell quiere engañar a la opinión pública: defensa de Santiago Uribe

Jaime Granados, abogado del hermano del expresidente, quien está siendo investigado por sus presuntos nexos con 'Los 12 Apóstoles' , se refirió a la columna de Daniel Coronell, en se hace referencia a la historia de un militar que asegura fue retirado del Ejército por adelantar operaciones contra paramilitares

Santiago Uribe Vélez, hermano del senador Álvaro Uribe Vélez.
Santiago Uribe Vélez, hermano del senador Álvaro Uribe Vélez. David Campuzano

El abogado Jaime Granados, quien defiende los intereses del ganadero Santiago Uribe Vélez en el proceso que se adelanta en su contra por supuestos nexos con el grupo paramilitar conocido como ''Los 12 Apóstoles', expresó en un comunicado que la información revelada por la columna de Daniel Coronell el pasado domingo, está “completamente desvirtuada”.

En su columna, publicada en la Revista Semana, el periodista cuenta la historia del coronel (r) Enrique Eliodoro Martínez Alemán, quien aseguró ante la Fiscalía que su salida del Ejército se dio, supuestamente, por atacar al Bloque Central Bolívar de las AUC. (Ver columna 'Facultad discrecional' de Daniel Coronell

El abogado señaló que la información divulgada por el periodista data de 2011 y que en los cinco años que han transcurrido desde esas declaraciones se han “practicado múltiples pruebas que desvirtúan lo dicho por el señor Martínez Alemán”.

Según el relato que cita Coronell en su columna, el 10 de agosto de 2003 el Batallón Bomboná, que operaba en Puerto Berrío y que el coronel Martínez comandaba, atacó al Bloque Central Bolívar en una operación que llevó el nombre de Andrómeda. Como resultado del ataque murieron siete paramilitares.

Según Martínez, en lugar de felicitarlo por este resultado, lo que recibió fue una llamada amenazante de alias Julián Bolívar, en la que supuestamente el exjefe paramilitar le dijo que en esa operación habían muerto dos escoltas del hermano menor del senador Álvaro Uribe. El coronel aseguró ante la Fiscalía que: “A las 72 horas de una forma injusta y por orden del Presidente (Álvaro Uribe), digo yo, o de Santiago Uribe, fui trasladado a la división de Bucaramanga”.

Dice la defensa de Uribe, que el mismo Rodrigo Pérez, alias Julián Bolívar, declaró bajo juramento que no conocía ni tenía ninguna relación con Santiago Uribe y que jamás mencionó la llamada denunciada por el coronel (r) Martínez. “Es más –dice el abogado en la carta–, el señor Martínez Alemán nunca identificó a los militares que supuestamente le habrían confirmado que entre las personas dadas de baja se encontraban dos “escoltas” de Santiago Uribe Vélez”.

Asimismo, el abogado argumentó que si bien Santiago Uribe sí contaba con escoltas en la época de los hechos, estos pertenecían a la Policía, “nunca particulares”. Dijo también que para la época de los hechos la familia Uribe Vélez ya no visitaba esa zona del país pues desde 1996 habían vendido su parte de la finca Guacharacas.

Finalmente, la defensa del ganadero Santiago Uribe, hoy detenido, argumentó que la salida del coronel (r) Enrique Martínez del Ejército no se dio 72 horas después de la operación que adelantó contra el Bloque Central Bolívar, sino meses más tarde, dice el documento difundido por el abogado. “El propio Martínez allegó una documentación al proceso que da a entender que su retiro estuvo motivado por un informe (…) en el cual lo relacionaban con actividades delictivas”, concluyó en el comunicado.