Corte aumenta condena a la exfiscal que colaboró con bandas criminales

La Corte Suprema de Justicia aumentó la condena de 19 a 21 años a Tatiana Oliveros, fiscal que habría colaborado para que personas al margen de ley obtuvieran beneficios judiciales.

La exfiscal está vinculada al jefe de Los Urabeños, Jairo de Jesús Durango. Diario del Huila

La Corte Suprema de Justicia, 134 páginas, aumentó la condena, de 19 a 21 años, a la entonces fiscal 58 delegada ante los jueces penales de circuito especializados de la Unidad de Derechos Humanos de Neiva, Tatiana Oliveros, quien estaba condenada por nexos con bandas criminales, específicamente con el jefe de Los Urabeños, Jairo de Jesús Durango, mejor conocido como La Guagua, con quien coordinó operaciones relacionadas al narcotráfico.

El 11 de septiembre de 2015, la Sala Penal del Tribunal Superior de Neiva condenó a 19 años de prisión a la exfiscal Oliveros. Ahora, en revisión de casación, la Corte aumentó la pena afirmando que el incremento es oportuno “si se tiene en cuenta que la justicia no puede ser corrompida al representar un símbolo que desde su axiología repele la venalidad, la arbitrariedad, el interés individual”.

La exfiscal fue condenada por los delitos de: concierto para delinquir agravado con fines de narcotráfico, concierto para delinquir agravado con fines de concusión, prevaricato por acción, prevaricato por omisión, falsedad en documento público, destrucción, supresión u ocultamiento de documento, entre otros delitos. 

(Le puede interesar: Inhabilitan por 10 años a la fiscal que intentó infiltrar la oficina del exfiscal Monteaelgre)

En el fallo de la Corte se explica cómo las averiguaciones sirvieron para demostrar “que la funcionaria agotó contactos con autoridades y particulares para anunciarles que serían objeto de señalamientos de apoyo a grupos paramilitares en procesos penales con el fin de presionarlos, ya bien fuera en la toma de decisiones o para la entrega de dinero”. Además, el alto tribunal agregó que Oliveros se abstuvo de tomar decisiones contra personas privadas de la libertad para que vencieran los términos del proceso.

La exfiscal Oliveros fue capturada el 2 de diciembre de 2012 en Neiva en el marco de la investigación que se adelantaba por su presunta colaboración con la banda criminal Los Urabeños y la guerrilla de las Farc. El ente investigador aseguró en su momento que la funcionaria eliminaba sus expedientes judiciales o presionaba para que se emitiera fallo absolutorio a cambio de dinero.

Además de estar vinculada con el jefe de esa banda criminal, Durango Restrepo le habría colaborado a Daniel Alejandro Serna, alias Kéner, quien supuestamente en otros tiempos estuvo al servicio de las organizaciones que controlaba alias Don Berna en Medellín. Además de su proceso penal, Olivero fue protagonista de otra historia que involucró a un escolta del exfiscal Eduardo Montealegre y a él mismo.

Según la investigación de las autoridades, Oliveros, a través del nombre del esquema de seguridad de Montealegre, obtenía información privilegiada del trabajo del exfisal general. No obstante, la directora del CTI en 2012, Maritza Escobar, señaló que jamás estuvo en peligro la vida del fiscal, que dicho escolta fue removido y que sólo duró dos meses en ese esquema de protección. En ese momento, la Fiscalía explicó que la información que recibió la exfiscal cuestionara podía ser utilizada con fines criminales.