Conversatorio de Colombia 2020

hace 5 horas

La Corte que eligirá al nuevo Fiscal General

La Corte Suprema de Justicia ya está completa. La elección de siete magistrados, la mayoría provenientes de la academia, podría ser garantía de trasparencia en la elección del nuevo fiscal.

Margarita Caballero, además de ser la nueva presidenta de la Corte, es una de las tres mujeres magistradas del alto tribunal. Cristian Garavito.

Como un hecho sorpresivo calificaron algunos el anuncio que hizo la Corte Suprema de Justicia la semana pasada al elegir en un solo día a siete nuevos magistrados. Aunque técnicamente solo había seis vacantes, la Sala Plena aprovechó la ocasión y eligió a un séptimo juez quien será el reemplazo del magistrado José Leonidas Bustos, quien se retirará a finales de marzo. Sobre la lista de elegidos sorprenden dos cosas: por un lado, a la Corte no ingresará ninguna magistrada mujer. Y por otra parte, la mayoría de los nuevos integrantes del tribunal son académicos, una característica fundamental que, aseguran fuentes cercanas a la Corte, es esencial para la elección del próximo fiscal general.

Los nuevos nombres que ya se alistan para mudarse a la Corte son: José Francisco Acuña Vizcaya, Luis Antonio Hernández Barbosa, Luis Alonso Rico Puerta, Aroldo Quiroz Monsalvo, Gerardo Botero Zuluaga, Fernando Castillo Cadena y Jorge Luis Quiroz Alemán. (Vea más de los nuevos jueces en: “Nuevos magistrados en la Corte Suprema de Justicia”)

Que de los nuevos magistrados no haya ni una sola mujer, deja entrever la realidad del género dentro de las altas cortes. Dentro de la nueva conformación de la Corte solo hay tres mujeres en los 23 despachos que la componente: María Del Rosario González, en la Sala Penal, Clara Cecilia Dueñas, en la Laboral, y Margarita Cabello, de la Sala Civil y nueva presidenta de la corporación. Es decir, solo el 13%. Aunque ya es tarde para remediar la falta de representación femenina, vale la pena recordad que en el Congreso ya se discute esta problemática. En un proyecto de ley, promovido como una cirugía a la Rama Judicial, se propuso que la obligatoriedad de ternas de mujeres que se debe presentar cuando el tribunal que va a elegir a nuevos integrantes tenga menos de 30% de magistradas.

Aunque el hecho de no elegir a una mujer como nueva magistrada pasó desapercibido, lo que sí no podía faltar ante el anuncio de la Corte la semana pasada fue la primera elección que tendrá que hacer el tribunal con siete nuevos miembros y nueva presidenta. En sus primeras palabras, Margarita Cabello le mandó un mensaje directo al presidente Juan Manuel Santos, expresándole que la Corte está lista y dispuesta para recibir la terna de candidatos a la Fiscalía General. Aunque todavía no hay ninguna información oficial, los rumores de quienes serán los candidatos siguen aflorando.

En la baraja de aspirantes están: el exministro de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez; el exdirector de la Agencia Jurídica de Defensa, y exministro del Interior, Fernando Carrillo; el hoy ministro de Justicia, Yesid Reyes; el vicefiscal Jorge Perdomo; y la cuota femenina en cabeza de Cristina Pardo, secretaria jurídica del Presidente. Aunque todavía no es nada claro quiénes serán los tres ases del presidente, lo que ya se empezó a rumorar dentro de los pasillos de la Corte es que, ante la urgencia de recuperar la unidad dentro del alto tribunal, la elección de los siete magistrados es el primer paso para lograrlo.

“Fue una sorpresa ver que se eligieron a muchos profesores y académicos. Creo que nunca antes se había visto esta cantidad de intelectuales dentro de la Corte y creo que su conocimiento puede ser garantía de imparcialidad a la hora de elegir Fiscal”, le dijo a este diario una persona cercana al tribunal. De los siete elegidos, todos son profesores de las más importantes facultades de Derecho del país, hay tres que fueron magistrados auxiliares de la Corte y solamente dos provenientes de los Tribunales de Bogotá. “Con estos nuevos jueces creo que se le dio un golpe muy duro a los juzgados de Bogotá, quienes tradicionalmente eran quienes ponían a los nuevos magistrados en la Corte. En esta selección se ve mucha más seriedad y compromiso”, explicó otra fuente.

“Aunque con esta nueva conformación del alto tribunal podría verse como la estrategia para alejarse de las polémicas y de convertirse en una Corte más garantista, no hay se puede cantar victoria. No se puede olvidar el pésimo precedente que crearon varios magistrados el año pasado respecto al tema de la paz”, explicó un profesor de Derecho a El Espectador. El hecho al que el jurista hace referencia lo protagonizó el expresidente de la Corte Suprema, Fernando Giraldo, y el magistrado José Leonidas Busto en agosto pasado en Cartagena.

Ocurrió en un evento para hablar de paz y justicia transicional, José Leonidas Bustos dijo que la justicia no puede ser un obstáculo para la paz y añadió que: “Los poderes públicos no pueden constituirse en una barrera que impida la materialización de ese fin constitucional (...) Con el Marco Jurídico para la Paz, sin ser una normatividad perfecta, está servida la oportunidad para fortalecer el Estado social de derecho”. Disgustados, otros magistrados expresaron que esa no era la posición de toda la Corte y que su presidente no podía tomar partido en un tema tan delicado como la paz, y mucho menos sin consultarlo en la Sala Plena.

Aunque esta no fue la primera vez en que Bustos subió a toda la Corte en el bus de la paz, en donde también está el Fiscal General, Eduardo Montealegre, lo que sucedió fue una ruptura trasversal entre los magistrados. Aunque son más los que se mantienen en la postura de no inclinarse hacia un lado de la balanza a la hora de hablar de paz, la tarea que tienen en sus manos con la elección del próximo fiscal es crucial. La Corte ha puesto su fe en que se logrará elegir a la persona adecuada a partir del “equilibrio” que consiguió con la elección de los siete nuevos jueces. El ganador será quien lidera a la Fiscalía ante un espinoso pero posible escenario de posconflicto.

Temas relacionados