Corte llamó a juicio al exsenador Martín Emilio Morales por "parapolítica"

El excongresista será procesado por narcotráfico, presuntos nexos con las AUC y su participación en el crimen del exalcalde de San Antero (Córdoba).

El congresista Martín Emilio Morales Diz, del Partido de la U, fue capturado ayer en la mañana. / Twitter de Martín Emilio Morales

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia llamó a juicio al exsenador Martín Emilio Morales Diz por sus presuntos nexos con el Bloque Héroes de María de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) comandadas por Edwards Cobos Téllez, alias ‘Diego Vecino’ en el departamento de Córdoba. Para el alto tribunal existen pruebas suficientes para inferir la existencia de esta relación para lograr un apoyo político y electoral en el departamento.

El alto tribunal determinó que en el año 2003 el entonces candidato firmó esta alianza con el fin de asegurar su elección. Para esto el alto tribunal citó la declaración de los excomandantes paramilitares Salvatore Mancuso Gómez y ‘Diego Vecino’ quienes dieron detalles de la alianza criminal y los pactos que se hicieron para apoyar su candidatura. De este “pacto” también resultó beneficiado Wilmer Pérez Padilla.

Los dos candidatos se comprometieron a colaborar con el proyecto político de las AUC en la región, apoyando las acciones del grupo armado ilegal. Durante su alcaldía en el municipio de San Antero (Córdoba), Morales Diz apoyó la conformación del grupo conocido como “las Águilas Negras”, conformado por los disidentes de las AUC que no se unieron al proceso de desmovilización adelantado en el año 2006.

El mandatario habría apoyado al comandante de la estructura criminal Andrés Angarita Santos para que el grupo se expandiera en la región. Por una disputa política Morales Diz le ordenó a ‘Las Águilas Negras’ el asesinato del exalcalde y amigo Pérez Padilla, hecho ejecutado el 1 de julio de 2009. En la planeación del asesinato participaron otros dirigentes políticos de la región.

Se acordó el pago de 250 millones de pesos para que dicha estructura armada atentara en contra de Pérez Padilla. El exdirigente le habría entregado dos pistolas, dos revólveres y 12 granadas a los sicarios. “Decidieron asesinar a Wilmer Pérez Padilla, miembro de la misma organización, por haberse convertido en la piedra en el zapato para ellos”.

Narcotráfico

El alto tribunal también encontró méritos para llamar a juicio a Morales Diz por la conformación de una organización dedicada al tráfico de cocaína a Centroamérica entre los años 2005 y 2012. Las investigaciones reseñan el envío de tres cargamentos de 1.200 kilogramos, 1.500 kilogramos y 2.000 kilogramos.

La Corte le dio validez a la declaración dada por alias ‘Chiqui’, quien aseguró que el exsenador tuvo nexos con las Águilas Negras para fijar el tráfico de droga. Para esto además habría tenido conocimiento sobre el pago de una comisión superior al 30% para que la Policía evitara los controles de los cargamentos que eran enviados a Honduras.

Fue en la planeación de esos envíos que Péres Padilla le cobró a Morales 3 mil millones de pesos para cancelar el pago de la banda criminal para “coronar” los envíos de cocaína. El alto tribunal considera que los testimonios tienen coherencia frente al tiempo, modo y lugar en la que se dieron las reuniones para enviar los cargamentos.

“Estos medios de prueba acreditan la existencia de la organización criminal dedicada a sacar del país por vía marítima cargamentos de cocaína con destino a Centro América, desde San Antero, los que al ser ponderados conjuntamente con el testimonio creíble de Yoiner Sánchez Gutiérrez demuestran a la Sala en grado de probabilidad que el procesado, junto con las demás personas mencionadas, ingresó esa estructura delincuencial”, precisa el auto.

El excongresista del Partido de La U será procesado por los delitos de concierto para delinquir agravado, tentativa de homicidio, homicidio agravado como determinador, tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, porte de armas y municiones de uso privativo de las Fuerzas Militares. Martínez Diz fue capturado el 9 de marzo de 2016 y se encuentra privado de su libertad en centro carcelario.