De la urbanización El Rodeo

Corte ordenó reubicación de familias ante posible desplome de sus viviendas en Turbaco

El alto tribunal comprobó que el terreno no cuenta con las condiciones para realizar una construcción.

Archivo El Espectador

El pasado 27 de abril, después que 21 obreros perdieran la vida cuando la edificación que construían se viniera abajo las autoridades nacionales y departamentales prendieron las alarmas por una problemática que estaba invadiendo a Cartagena. Las denominadas "construcciones ilegales" eran un secreto a voces en la capital de Bolívar. Muchos lo sabían pero muy pocos hicieron algo para controlarlas. 

Tuvo que pasar una tragedia para que se tomaran cartas en el asunto y se ordenara una revisión de todas las construcciones que se adelantaban en el Distrito turístico. Las investigaciones continúan la marcha para determinar las responsabilidades penales y disciplinarias de funcionarios públicos y particulares. Las indagaciones ya determinaron que el desplome del edificio Blas de Lezo se dio por las fallas del terreno y las notables falencias en la construcción.

Para evitar que una tragedia de esas magnitudes se repitiera la Defensoría Regional de Bolívar presentó una acción de tutela ante la Corte Constitucional para que se protegieran los derechos de un grupo de familias que viven en la urbanización El Rodeo, en el municipio de Turbaco (Bolívar). Pese a que la obra fue finalizada en 1998, con el pasar del tiempo las casas de interés social empezaron a presentar notables fallas en sus estructuras, poniendo así en riesgo a quienes la habitan.

En la acción se presentaron pruebas que evidencian las grietas que tienen las viviendas y los testimonios de sus dueños. La urbanización El Rodeo, compuesta por 26 manzanas y 384 viviendas, fue construida en un terreno que no es apto para la construcción, esto en parte por la continua aparición de volcanes de lodo que le dan una inestabilidad al terreno.

La Defensoría advirtió que la situación se complicó aún más en el año 2016 cuando se presentó una temporada invernal que afectó el terreno, aumentando el riesgo del colapso de las viviendas. La Sala de Revisión de tutelas de la Corte Constitucional también hizo una visita al lugar donde reseñó las fallas de las viviendas y los graves problemas que "ponen en riesgo la integridad física e incluso la vida de quienes viven en ellas".

El alto tribunal concluyó que "la urbanización el Rodeo se encuentra en un terreno no apto para la construcción”. Con el paso de los años y los factores ambientales las viviendas han sufrido traumatismos que hoy por hoy representan un riesgo para las familias que viven en la citada urbanización.  

"Tal daño en la estructura no solo genera una amenaza a la integridad física de los accionantes sino también una posible afectación psicológica, pues existe un temor latente fundado frente a un posible colapso de sus viviendas”, precisa la Corte en su análisis jurídico. En este punto considera que evidentemente se presentó una omisión y falta de control por parte de la constructora encargada. 

La problemática es tal que en época de lluvias el terreno cede, mientras que en el verano el suelo se agrieta "y con ello se cuarteen los pisos y la mampostería de las casas mientras que en el invierno se vuelve limoso y arcilloso reteniendo humedad”. 

Por esta razón se ordenó la reubicación inmediata de todas las familias que viven en esa urbanización ya que su integridad personal se encuentra en alto riesgo. Igualmente, la Corte exhortó a las autoridades locales y departamentales adelantar los respectivos estudios técnicos y dictámenes d el suelo y del estado de las viviendas y su estabilidad en un plazo de 15 días.