Corte Suprema deja en firme exclusión de 'Macaco' de Justicia y Paz

El extraditado excomandante del Bloque Central Bolívar de las AUC continuó delinquiendo después de su desmovilización.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ratificó la exclusión del excomandante del Bloque Central de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias ‘Macaco’ de los beneficios establecidos en la ley 975 de 2005 (Justicia y Paz). Esto tras establecerse que incumplió los compromisos pactados.

El alto tribunal avaló los argumentos de la Fiscalía General que demostraron que el exjefe de las Autodefensas continuó delinquiendo tras su desmovilización el 12 de diciembre de 2005. Prueba de ello es la condena por delitos relacionados con el narcotráfico por una Corte de los Estados Unidos.

En este sentido se comprobó que existe una sentencia de mayo de 2011 por parte de una Corte del distrito sur de la Florida (Estados Unidos) que lo condenó a 33 años de prisión después que aceptara su responsabilidad en hechos relacionados con el narcotráfico.

"Se pudo constatar que el postulado fue condenado por delitos dolosos cometidos con posterioridad a su desmovilización”, señala al hacer referencia al hecho que el exjefe paramilitar aceptó cargos por actividades registradas entre el 17 de diciembre de 1997 y el 25 de septiembre de 2007.

Se resalta que continúo con sus actividades ilícitas un año y medio después de su desmovilización en la vereda San Cristóbal, corregimiento de Santa Isabel, municipio de Remedios (Antioquia) junto a 1.922 hombres.

En el debate jurídico se determinó que además el extraditado jefe ‘para’ habría participado activamente en la conformación de otros grupos armados ilegales y personas vinculadas a actividades al margen de la ley. Debido a esto perdió los beneficios de la ley como la pena alternativa de la libertad.

Para la Corte Suprema alias ‘Macaco’ quebrantó su compromiso de contribuir a la paz nacional y su propia resocialización. El excomandante paramilitar fue extraditado por orden del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez.