Capturan al senador Eduardo Pulgar por orden de la Corte Suprema

Noticias destacadas de Judicial

Fuentes del alto tribunal confirmaron que el congresista, investigado por el presunto ofrecimiento de dinero a un juez de la República, fue detenido en el aeropuerto El Dorado y que será enviado de manera preventiva a un centro carcelario.

Fuentes de la Corte Suprema le confirmaron a El Espectador que el senador del Partido de la U, Eduardo Pulgar Daza, fue capturado en el aeropuerto El Dorado de Bogotá, en la mañana de este martes 1 de dociembre. El congresista, que está siendo investigado en el alto tribunal por el presunto soborno que le hizo a un juez de Usiacurí (Atlántico), a cambio de que tomara decisiones judiciales a favor de patrocinadores de su campaña política, ya se encuentra bajo detención preventiva y es trasladado al búnker de la Fiscalía donde se definirá en que establecimiento carcelario permanecerá recluído

“En la decisión proferida el 26 de noviembre de 2020, por mayoría, con un salvamento de voto, impuso medida de aseguramiento carcelario al senador de la República Eduardo Enrique Pulgar Daza, por la presunta comisión del delito de tráfico de influencias”, señaló la Corte en un reciente comunicado público en el que agregó que se abstuvo de imponer medida de aseguramiento por el delito de violación de los topes o límites de gastos de las campañas electorales y que no era procedente definir la situación jurídica por el delito de cohecho por dar u ofrecer”. Además, consideró que no era procedente solicitar la suspensión del congresista.

La investigación que enloda al senador inició este año luego de que el periodista Daniel Coronell, en una columna titulada “Pulgarcito”, en el portal Los Danieles, difundiera unas grabaciones que hizo el juez Andrés Rodríguez, en las que se escucha al senador intentando sobornarlo con respecto a un caso de la Universidad Metropolitana de Barranquilla. Según se escucha, Pulgar habría hecho el ofrecimiento con la intención de favorecer a un alidado político suyo, Luis Fernando Acosta Osío.

“Quiero apelar a la buena relación que ustedes tienen (el juez y el exalcalde de Usiacurí, Ronald Padilla, quien los presentó) pa’ ver si me pueden ayudar, hermano. Esa universidad me pone unos votos muy importantes y adicionalmente… Aquí hay un negocio… Ustedes me dicen… y yo voy y digo: pa’ esta jugada vale tanto y vamos pa’ lante. Así de sencillo”, se escucha en los audios revelados por el periodista. Pulgar le habló de “200 palos”, que vendrían a ser $200 millones de “recompensa” para el juez si accedía a su petición. Lo cual no ocurrió.

La grabación también revela que el senador le dice al juez y al exalcalde: “Esto tiene que quedar entre nosotros tres porque los manes están preocupados. Es más, los manes me dicen: si hay que ir hasta allá, yo voy; pero lo ideal es que no vayan a decir nada”. Rodríguez, quien ya no es juez debido a que su nombramiento era provisional, le contó los hechos a un fiscal de turno. En el audio, la respuesta del togado fue contundente: “Senador, yo en principio acepté la reunión esta mañana aquí pues por intermedio del alcalde Ronald, pero yo soy un hombre muy serio. Usted me está hablando de negocios, yo para eso sí no”. La publicación causó revuelo y rápidamente, tanto la Corte Suprema, como la Procuraduría General de la Nación, anunciaron indagaciones al respecto. El congresista fue citado a indagatoria en el alto tribunal y, aunque asistió, optó por guardar silencio.

En 2017, año en el que supuestamente ocurrieron los hechos, la disputa legal por el control de la Universidad Metropolitana de Barranquilla estaba en un punto álgido. Por congestión judicial, el caso fue trasladado al juzgado promisuco de Usiacurí (Atlántico), donde Andrés Rodríguez lo recibió. El proceso involucra a la familia del fallecido senador Gabriel Acosta Bendeck, cuya hija, Ivonne Acosta, quedó a cargo de las instituciones fundadas por su padre: la Universidad Metropolitana de Barranquilla, la Fundación Acosta Bendeck y el Hospital Metropolitano de Barranquilla. Juntas generan ganancias anuales de $80 mil millones, lo suficiente para que se iniciara un conflicto con otros familiares, entre ellos, Luis Fernando Acosta Osío, primo de Ivonne, por el control de las instituciones.

El control de las organizaciones que fundó el exsenador Gabriel Avosta es una disputa agria que sigue con vida y llena de señalamientos de corrupción. El pasado 7 de febrero, por ejemplo, la Fiscalía le imputó tres delitos al magistrado Jorge Enrique Mola Capera quien, al parecer, falló varias tutelas a su favor. El magistrado ya está procesado y, durante la audiencia de imputación de cargos en su contra, la Fiscalía señaló que, según las evidencias, Luis Fernando Acosta Osío era “el protector y beneficiario” del magistrado Mola. (Le puede interesar: El ilegal reparto de una tutela que no tocó a los favorecidos).

De esta forma, el alto tribunal resolvió la situación jurídica del senador Eduardo Pulgar cuya investigación avanzará, mientras él se encuentra privado de la libertad. Desde que se abrió la investigación el magistrado Marco Antonio Rueda Soto, a quien le correspondió el caso, viajó con su equipo a Barranquilla con el fin de recoger pruebas que soportaran el proceso. En esas labores, recogió el testimonio del juez Andrés Rodríguez Cáez quien, por solicitud de la Sala Especial de Instrucción, fue acogido en el Programa de Protección para Víctimas y Testigos de la Fiscalía.

Comparte en redes: