Corte Suprema ordenó libertad de Luis Alfredo Ramos

El exgobernador de Antioquia seguirá vinculado al proceso penal por "parapolítica".

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ordenó la libertad inmediata del exgobernador de Antioqiua, Luis Alfredo Ramos. Sin embargo, el excongresista seguirá vinculado al proceso que se le adelanta por sus presuntos nexos con grupos paramilitares para obtener beneficios políticos y electorales para su campaña al Senado.  

El exmandatario departamental, quien estuvo privado de su libertad durante tres años, consideró que fue notificado directamente por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia para informarle que la medida de aseguramiento en su contra había sido revocada. “Yo le di las gracias al presidente de la Sala”. (Ver El expeddiente Ramos Botero)

“Es la posibilidad que se me da para reencontrarme con mi familia después de tres años y tres meses. Este ha sido un proceso en el que se han detectado los falsos testigos en este país. Yo creo que ha sido un trabajo muy importante. Le agradezco a Dios por la fortaleza que me ha dado”, precisó.

Ramos es procesado por presuntamente haber participado en una reunión en el municipio de Bello (Antioquia) en enero de 2006 con el entonces comandante ‘Ernesto Báez’. Pese a que en su defensa el excongresista aseguró que la reunión había sido para hablar de otro tema de la ley de Justicia y Paz que se estudiaba en el Congreso en el proceso de desmovilización de las AUC.

El alto tribunal ya libró la boleta de libertad al Instituto Penitenciario y Carcelario (Inpec) para que Ramos quede en libertad en las próximas horas. Se encuentra etenido en la Escuela de Caballería en el Cantón Norte de Bogotá.

El proceso contra Ramos

La investigación en contra de Ramos se desprende en parte de la sentencia emitida por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia en contra del exsenador antioqueño Oscar Suárez Mira a nueve años de prisión por sus vínculos con grupos paramilitares.

En ese juicio, varios excomandantes paramilitares indicaron que en la reunión adelantada en el municipio de Bello, Antioquia, varios dirigentes políticos de la región concretaron apoyo de la Ley de Justicia y Paz. (Ver Caso Luis Alfredo Ramos: el video de un testigo polémico)

Durante la charla, el paramilitar Ernesto Báez le expresó su preocupación por el futuro de los desmovilizados, que para ese entonces se sometían a la Ley de Justicia y Paz en un proceso de reinserción impulsado por el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez.

Igualmente reveló que en dicha reunión estuvo Albeiro Quintero, alias 'Patrón de Bello’, exgerente de la empresa Bellanita de Transportes y quien hoy está capturado y sindicado de financiar los grupos paramilitares. “En ese momento no me dio mala espina, estaba ejerciendo mi función como parlamentario y mi única intervención fue escuchar”.

Sin embargo, el exgobernador de Antioquia aseguró que ha sido la única reunión a la que ha asistido con grupos al margen de la ley y negó que asistiera a una reunión en enero de 2005 entre políticos y grupos paramilitares (como se especula), y que desencadenó en la condena que le impuso la Corte Suprema de Justicia al excongresista Óscar Suárez.

Perfil

El abogado Luis Alfredo Ramos Botero nació en Sonsón (Antioquia) el 19 de abril de 1948. Llegó al Congreso de la República en los períodos 1982-1986 y 1986-1990. Su principal fortín electoral fue el departamento de Antioquia y se convirtió en uno de los líderes del Partido Conservador.

Su ascenso en la política se ratificó en 1990, cuando fue elegido como senador de la República hasta 1994. Pero en 1992 renunció a su curul para buscar la Alcaldía de Medellín, de la cual resultó electo con una amplia votación. En 1998 adhirió a la campaña presidencial de Andrés Pastrana y cuando éste ganó lo designó como embajador de Colombia ante la OEA. En 2001 regresó al país y aspiró por el movimiento Alas Equipo Colombia nuevamente al Senado, resultando electo para el período 2002-2006.

En 2008 fue elegido gobernador de Antioquia, cargo que desempeñó hasta 2011. En 2013 anunció que aspiraría a la Presidencia de la República y a las pocas semanas la Corte Suprema de Justicia ordenó su captura por el presunto delito de concierto para delinquir agravado, producto de presuntos vínculos con las autodefensas.